Terapia artística – Especialidad profesional Pintura

El siguiente texto se basa en las Directrices para el Tratamiento con Arteterapia Antroposófica (BVAKT)® para las áreas de especialización de pintura, escultura, música, de formación del habla. A partir de febrero de 2017. Publicado por la Asociación Profesional de Arteterapia Antroposófica e.V. (BVAKT), Herdecke, Alemania (1).

Definición

La medicina antroposófica abarca un concepto integral, ampliado por medidas diagnósticas y terapéuticas de la medicina convencional. A los conceptos integrales pertenece la terapia artística antroposófica con sus ramas pintura, (y dibujo), música y canto, plástica y formación del habla. Su meta es la activación integral de recursos y la promoción de la autoregulación en los ámbitos espiritual, anímico, funcional y físico a través de medios y efectos de las artes así como por su relación terapéutica.

Los puntos de partida de la pintura y del dibujo son la representación, la comunicación y la conformación de las relaciones del ser humano consigo mismo y con el mundo. Los elementos básicos son los colores, los planos y las líneas; se utilizan sobre todo acuarelas y colores vegetales, carbonilla, tizas de colores y lápices de grafito. En el marco de los ejercicios terapéuticos se aplican los medios específicos y efectos de la pintura y el dibujo como regulativo. Este proceso se realiza en dirección principal como forma expresiva e impresiva teniendo en cuenta vivencias y conocimientos. El trabajo terapéutico se desarrolla en fases que se orientan a la comunicación, la relación así como el autoconocimiento y el desarrollo de la competencia biográfica.

Para las medidas específicas y metodológicas es necesaria la calificación especial de los terapeutas de pintura. Éstas son adquiridas en el marco de una formación reconocida.

Principios terapéuticos

Las terapias artísticas se basan en la interrelación entre paciente, terapeuta y el proceso creativo artístico, es decir, la obra.

Los medios y los procesos de la pintura se activan por distintas técnicas como por ejemplo la técnica de pintar sobre la hoja mojada con acuarelas para la expresión anímica, la movilidad y la capacidad de accionar y sensibilizar la percepción; la tensión puede así convertirse en relajación. Otros ejercicios utilizan en el dibujo y en el trazado de formas, la conformación consciente de la línea: con movimientos rítmicos y la polaridad de claridad y oscuridad pueden mejorarse alteraciones de la orientación y de la concentración. Dibujar exige la aplicación de los sentidos de la vista, movimiento y equilibrio incluso la motricidad fina. Según el tipo de dibujo se apela más a la acción de los sentidos o a la sensación anímica. Los matices de la calidad del color y del trazo se abarcan con los sentidos y pueden relacionarse con vivencias interiores, intenciones y motivos.

Las transformaciones logradas en ese trabajo terapéutico actúan sobre la vivencia del paciente, apoyan su autovaloración, la competencia propia al conformar una obra y ayudan a enfrentarse positivamente a la enfermedad, cambiar conductas y formas de conducir la vida, además mejoran la condicion general del paciente.

Diagnóstico específico

Pertenecen al diagnóstico de la terapia artística la primera impresión del paciente así como la consideración ternaria orientada fenomenológicamente y la triple constitución que se basa en esa consideración según los criterios del estudio del ser humano antroposófico. El diagnóstico específico de lo físico tiene en cuenta la constitución, el temperamento, las funciones de los miembros constitutivos y los niveles de las alteraciones siguiendo las normas diagnosticas de las enfermedades en la medicina antroposófica. En la anamnesis se describen terapias paralelas, hechos especiales de la biografía, el cuadro sintomatológico y eventualmente experiencias anteriores con medios artísticos.

El diagnóstico inicial de la terapia artística se basa en el material de pintura, en la percepción del estado general, en los trastornos, la situación biográfica y los diagnósticos médicos, la percepción de las acciones y capacidades del paciente en el proceso creativo, en dos o más trabajos iniciales con un tema específico o libre, según el caso, así como el resumen de las unilateralidades observadas, los déficits así como los recursos y los aspectos futuros.

Para la observación diagnóstica del proceso creativo durante el trabajo, se ha de percibir cómo se desarrolla la imagen, qué vivencias tiene el paciente, cómo el paciente mismo juzga su actividad y su obra, cómo es la relación entre paciente y terapeuta y qué conclusión se puede extraer del proceso general.

Para la observación diagnóstica ternaria del trabajo realizado se evalúa: la parte física de la imagen como aspecto exterior, la cualidad y las relaciones del organismo imaginativo como aspecto de procesos dinámicos, la parte conectada con el sentir como aspecto anímico, la parte del yo individual como fuerza formadora central y su aspecto espiritual, el nivel de alteraciones en su acción conjunta en las cuatro partes de la imagen, las dominancias, las partes deficitarias en la formación de la imagen en el sentido de síntomas típicos de enfermedades, aspectos futuros e intenciones individuales del yo.

Principios de acción

En el marco de los ejercicios terapéuticos se emplean como medios específicos, efectos de la pintura y del dibujo para:

  • La armonización y estabilización de las funciones vegetativas
  • Vigorizar las fuerzas vitales
  • Mejorar el acceso a la propia vida interior
  • Mejorar la autopercepción, la capacidad de adquirir claridad en los procesos  artísticos, la capacidad de relacionarse con la obra, con el entorno y con los cambios producidos
  • Mejorar las funciones de los sentidos
  • El desarrollo y mejoramiento de la focalización de problemas y capacidad de actuar entre las polaridades de estructurar y fluir, limitar y comunicar

El efecto básico del pintar descansa en el sentido del estudio del ser humano en, "(…) que los impulsos internos del cuerpo astral son llevados al cuerpo etérico (…) (esos impulsos son) sensaciones de tristeza, alegría, algo característico, algo expresivo (…)" (2, pág. 59).

Evaluación

Las terapias artísticas están contenidas en una serie de lineamientos principales, en Alemania, por ej., en más de 12, los así llamados lineamientos S3. Estas terapias están precedidas de estudios sistemáticos, elección y evaluación de hechos científicos para las afirmaciones clínicas relevantes, así como una descripción del proceder metodológico y una valoración de su grado de evidencia. Las terapias artísticas antroposóficas fueron evaluadas prospectivamente por el Medicine Outcome Study (AMOS) (3). Aquí los pacientes recibieron un tratamiento inicial ambulatorio con medicina antroposófica incluyendo la terapia artística antroposófica en alteraciones como miedo(4), depresión (5), asma (6), alteraciones y déficit de concentración con hiperactividad (ADHS) y otras enfermedades crónicas (7). Los tratamientos evaluados eran seguros y a través de instrumentos clínicamente relevantes de medición se comprobaron mejoramientos duraderos en la sintomatología y en la calidad de vida relacionados a la salud. Estos efectos fueron confirmados en niños y adultos de todas las edades y para cada uno de los diagnósticos en un estudio con seguimiento hasta 48 meses posteriores.

En el marco de un tratamiento de intervención multimodal en pacientes con cáncer de pecho y cancer fatigue, se realizó una evaluación de la terapia de pintura, a través de un cuestionario nuevo, con resultados positivos.

1 Unter Verwendung von: Leitlinie zur Behandlung mit Anthroposophischer Kunsttherapie (BVAKT)® für die Fachbereiche Malerei, Plastik, Musik, Sprachgestaltung. Stand Februar 2017. Herausgegeben vom Berufsverband für Anthroposophische Kunsttherapie e.V. (BVAKT), Herdecke, Deutschland.

2 Steiner R. Kunst im Lichte der Mysterienweisheit. GA 275. Vortrag vom 30.12.1914. 3. Aufl. Dornach: Rudolf Steiner Verlag; 1990. 

3 Hamre HJ, Kiene H, Ziegler R, Tröger W, Meinecke C, Schnürer C, Vögler H, Glockmann A, Kienle GS.  Overview of the Publications From the Anthroposophic Medicine Outcomes Study (AMOS): A Whole System Evaluation Study. Global Advances in Health and Medicine 2014;3(1):54-70. https://doi.org/10.7453/gahmj.2013.010 [Crossref]

4 Hamre HJ, Witt CM, Kienle GS, Glockmann A, Ziegler R, Willich SN, Kiene H. Anthroposophic therapy for anxiety disorders: a two-year prospective cohort study in routine outpatient settings. Clinical Medicine: Psychiatry 2009;2:17-31.

5 Hamre HJ, Witt CM, Glockmann A, Ziegler R, Willich SN, Kiene H. Anthroposophic therapy for chronic depression: a four-year prospective cohort study. BMC Psychiatry 2006;6:57. [Crossref]

6 Hamre HJ, Witt CM, Kienle GS, Schnürer C, Glockmann A, Ziegler R, Willich SN, Kiene H. Anthroposophic therapy for asthma: a two-year prospective cohort study in routine outpatient settings. Journal of Asthma and Allergy 2009;2:111-28.

7 Hamre HJ, Witt CM, Kienle GS, Meinecke C, Glockmann A, Willich SN, Kiene H. Anthroposophic therapy for children with chronic disease: a two-year prospective cohort study in routine outpatient settings. BMC Pediatrics 2009;9:39. [Crossref]

8 Kröz M, Didwiszus A, Gelin-Kröz B, Pranga D, Reif M, ten Brink F, Zerm R, Gutenbrunner C, Büssing A. Reliability of the inner correspondence and harmony questionnaire with painting therapy (ICPTh). European Journal of Integrative Medicine 2016;8(Suppl. 1):30. [Crossref]


Rolff H, Gruber H (Hg). Anthroposophische Kunsttherapie. Grundlagen und Aspekte. Berlin: EB-Verlag Dr. Brandt; 2015.

Brauer D, Asmussen A, Müller U, Gonsior E. Anthroposophische Maltherapie in der Onkologie. Der Merkurstab 2009;62(4):373-377.

Hamre HJ, Witt CM, Glockmann A, Ziegler R, Willich SN, Kiene H. Anthroposophische Kunsttherapie bei chronischen Erkrankungen: eine vierjährige prospektive Kohortenstudie. Der Merkurstab 2009;62(2):113-121.

Frieling E. Therapiewege im Formenzeichnen: Ein Beitrag zur Anthroposophischen Kunsttherapie. Bad Homburg: Verlag für Akademische Schriften; 2008.

Hambrecht EL, Zucker A. Diagnose und Therapie durch Licht, Finsternis und Farbe bei sexuellem Missbrauch und Multipler Sklerose: Fallstudien aus der Licht-Finsternis-Farbarbeit der anthroposophischen Medizin. Dürnau: Kooperative Dürnau; 2006.

Gutknecht Katharina, Biesenthal-Matthes S. Maltherapie mit Hepatitis-C-Erkrankten. Eine deskriptiv menschenkundliche Betrachtung von Phänomenen im künstlerisch-therapeutischen Malen. Der Merkurstab 2004;57(3):204-209.

Gutknecht K. Ohne Engel geht es nicht: Kunsttherapeutische Erfahrungsberichte aus dem medizinisch-klinischen, dem heilpädagogischen und dem sozialpädagogischen Bereich. Dornach: Verlag am Goetheanum; 2004.

Hamre HJ, Glockmann A, Kiene H. Wirksamkeitsbeurteilung der Anthroposophischen Kunsttherapie: Einzelfallstudien eingebettet in eine prospektive Kohortenstudie. Der Merkurstab 2004;57(3):194-203.

Marian F, Petersen H-J, Voigt W. Die Wandlung im maltherapeutischen Prozess. Der Merkurstab 2002;55(5):380-392.

Mees-Christeller E. Heilende Kunst und künstlerisches Heilen: Anregungen für Kunsttherapeuten. Dornach: Futurum Verlag; 1996.

Altmaier M. Der kunsttherapeutische Prozeß. Stuttgart: Verlag Urachhaus; 1995.

Collot d' Herbois L. Licht, Finsternis und Farbe in der Maltherapie. Dornach: Verlag am Goetheanum; 1993.



Research news

Practiced-Based Research of Complementary and Integrative Therapies for Pain Management in Clinical Settings
This systematic review identified 23 studies (including 8464 patients) that fulfilled the quality criteria for evaluating individualized complementary and integrative pain therapies. The studies included chiropractic, acupuncture, multimodal individualized intervention/programs, physiotherapy and anthroposophic therapies. Retention rates ranges from 53% to 91%. Although all studies reported beneficial impacts on various pain outcomes, but future practice-based CAM and IM research should be more comprehensive and scientific. Results, recommendations, and the call to action are available at:
https://doi.org/10.1093/pm/pnab151