Perfeccionamiento en las formaciones de la Medicina Antroposófica y los “Criterios de la OMS para la formación en Medicina Antroposófica”

Resumen  

En 2022 la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó por primera vez los estándares de formación para la Medicina Antroposófica, los “WHO Benchmarks for Training in Anthroposophic Medicine” (Criterios de la OMS para la formación en Medicina Antroposófica). Esta publicación es el resultado de cuatro años de colaboración temática de la Sección Médica del Goetheanum y la Federación Internacional de Asociaciones Médicas Antroposóficas (IVAA) con la OMS. La publicación refleja el estado actual de las formaciones médicas antroposóficas, incluyendo algunos cambios que se han realizado en los últimos años a través de la Coordinación Internacional de Medicina Antroposófica de la Sección Médica (IKAM, por sus siglas en alemán) en colaboración con las asociaciones profesionales antroposóficas.

En este artículo presentamos cómo surgió la cooperación con la OMS, el proceso de elaboración de los criterios de la OMS y los principales cambios en los currículums de formación en los últimos años. Además, proporcionamos para su orientación información de fondo sobre el funcionamiento de la OMS y una perspectiva sobre cómo se puede lograr un mejor reconocimiento legal de las formaciones médicas antroposóficas a nivel nacional en los próximos años con la ayuda de estos criterios de la OMS.

Introducción  

Las formaciones en Medicina Antroposófica (MA) para médicas y médicos y para los diversos grupos profesionales han crecido históricamente en los últimos 100 años. En las primeras décadas, por regla general, la formación se realizó de modo informal trabajando en una de las clínicas antroposóficas. Recién con el tiempo se establecieron cursos de formación con los certificados correspondientes y se armonizó el plan curricular general a nivel mundial, en algunos grupos profesionales incluso solo en los últimos años. Este desarrollo fue influenciado decisivamente por la Coordinación Internacional de Medicina Antroposófica (IKAM), fundada a principios del siglo XXI por la Dra. Michaela Glöckler (directora de la Sección Médica del Goetheanum de 1988 al 2016). A las primeras formaciones estructuradas pertenecen, p. ej. la terapia de euritmia (la que requiere estudios básicos en euritmia) o la formación en masaje rítmico según la Dra. Ita Wegman. Un impulso importante en el curso de una creciente internacionalización de la MA en las últimas tres décadas fue el International Postgraduate Medical Training (IPMT), fundado en el 2002, que está adscrito a la Sección Médica del Goetheanum e introdujo por primera vez una formación transnacional y en parte interprofesional.

En los últimos años se han producido algunos desarrollos importantes en los cursos de formación, en parte antes y en parte en paralelo con la elaboración de los estándares de formación de la OMS para la medicina antroposófica, los “WHO Benchmarks for Training in Anthroposophic Medicine” (1). El presente artículo muestra el proceso de elaboración de los criterios de la OMS y los cambios más importantes en los currículos de formación en los últimos años. Además, proporcionamos información de referencia orientativa sobre el funcionamiento de la OMS y una perspectiva de cómo se puede trabajar hacia un mejor reconocimiento legal de las formaciones médico-antroposóficas a nivel nacional, con ayuda de los criterios de la OMS en los siguientes años.

Historia del proceso de la OMS

Cuando la organización paraguas para la medicina antroposófica en Alemania (DAMiD, por sus siglas en alemán) y la Academia de Salud y Medicina Integrada de EE. UU. organizarán un congreso internacional sobre medicina integrativa en Stuttgart en 2016 (2), se consiguió ganar como conferencista al Dr. Zhang Qi, Coordinador de Medicina Tradicional, Complementaria e Integrativa (TCI) de la OMS, el Dr Zhang Qi no conocía antes la medicina antroposófica y, como muchos(as) otros(as) visitantes del congreso, quedó profundamente impresionado después de un recorrido por la Filderklinik. De esto resultó una conversación para una posible colaboración y el Dr. Zhang Qi propuso la elaboración de estándares de formación para la medicina antroposófica. Ya en 2010, la OMS había publicado estándares de formación ("WHO Benchmarks for Training") para la Medicina Tradicional China, Ayurveda, Tuina, Nuad Thai, Unani, Osteopatía y Naturopatía (en ese momento con el apoyo técnico y financiero del gobierno local de Lombardía, Italia). En el 2021 se publicaron los "criterios de la OMS para la formación en acupuntura". Los "criterios de la OMS para la formación en yoga" están en preparación.

La elaboración de los estándares de formación de la OMS para la Medicina Antroposófica se consideró desde el principio como una importante oportunidad estratégica para la Sección Médica de la Escuela de Ciencias Espirituales del Goetheanum (Suiza) y la Federación Internacional de Asociaciones Médicas Antroposóficas (IVAA), ya que los estándares de la OMS representan una ayuda argumental crucial para el reconocimiento nacional de la formación de la MA y para asegurar el estatus de la MA en su conjunto.

El proceso de la OMS para la elaboración de los criterios de la OMS

En conversaciones preliminares en Ginebra entre el Dr. Zhang Qi de la OMS, la Sección Médica y la IVAA, fue en primer lugar importante para la OMS que se pudiera probar una presencia oficial de la MA en diversos países (3). Sólo así la OMS, como organización internacional, tuvo la autoridad para desarrollar estándares internacionales para la MA. Más allá de ello, se preguntó de manera precisa qué distingue específicamente la MA de los otros sistemas tradicionales. Por nuestra parte, la Sección Médica y la IVAA, era un requisito que todos los grupos profesionales médicos de MA estuvieran representados en el documento. Esto fue contestado afirmativamente por la OMS después de que pudimos hacer comprensible la práctica de MA en largas discusiones. Los(as) representantes directivos de la pedagogía curativa y terapia social antroposófica deseaban, por su propia imagen, no ser incluidos en tal documento con sus estándares de formación. Esto también hubiera sido difícil de conciliar por parte de la OMS con su mandato para la salud y no para la educación.

En septiembre de 2017, la IVAA firmó un contrato de cooperación del proyecto con la OMS, en el que también se establecía el calendario y el presupuesto. La IVAA estuvo de acuerdo de asumir gran parte de los costos y recibió el generoso apoyo de una fundación antroposófica. Puede preguntarse, por qué la OMS, como organización gubernamental, no puede asumir ella misma estos costos, lo que en realidad debería hacerlo por su propia independencia - más explicaciones a continuación.

Ahora bien, a propuesta de la Sección Médica y de la IVAA, la OMS designó a una médica antroposófica y a un médico antroposófico con considerable experiencia previa en la OMS y la cooperación gubernamental, Iracema Benevides y Tido von Schoen-Angerer, para que elaboraran el primer borrador del documento por encargo de la OMS. Las especificaciones de la OMS se limitaron a una estructura básica y a la extensión aproximada del documento. El primer borrador fue elaborado por ambos autores, con participación considerable de la Sección Médica y sus coordinadores(ras) de los distintos grupos profesionales y otros expertos(as) antroposóficos. Junto a la elaboración de los textos para las formaciones, también se hizo grandes esfuerzos por presentar adecuadamente el trasfondo histórico, los conceptos básicos de la MA y la definición de términos técnicos antroposóficos (p. ej., para los miembros constitutivos del organismo humano), que en el contexto de este documento tenía que ser conciso, pero lo más específico posible. Las detalladas consultas internas a este respecto condujeron a algunas innovaciones sobre la terminología en ingles de los conceptos antroposóficos básicos, como el término "fuerzas formativas del ser humano" por "miembros constitutivos", lo que será útil en la comunicación interna y externa en el futuro.

Tras una primera revisión editorial por parte de la OMS, el texto se discutió ampliamente en una "Reunión del Grupo de Trabajo de la OMS" especialmente convocada en diciembre del 2018. La reunión fue organizada logísticamente por el Hospital Comunitario Havelhöhe en Berlín. Participaron representantes de la OMS, la medicina antroposófica y sus grupos profesionales, expertos(as) de otros sistemas médicos (Medicina Tradicional China, Ayurveda, homeopatía, naturopatía) y científicos(as) y representantes gubernamentales comprometidos con la medicina tradicional, complementaria e integrativa (MTCI). (La lista completa de participantes se puede encontrar al final de los criterios de la OMS). Hubo participantes de todos los continentes. Esta reunión condujo a una reestructuración significativa del texto y otros cambios de amplio alcance, que inmediatamente fueron implementados por Tido von Schoen-Angerer por encargo de la OMS. En 2019 y 2020, siguieron dos así llamadas "Revisiones globales", en las que la OMS solicitó dictámenes de cerca de 200 expertos(as). En total, se produjeron docenas de dictámenes en cada una de las dos revisiones, entre ellos, de numerosos expertos(as) antroposóficos; cada uno de los informes fueron insertados al texto por Tido von Schoen-Angerer.

En noviembre de 2020 se llevó a cabo una "Consulta de expertos de la OMS", en la cual participaron exclusivamente representantes de la OMS y expertos(as) antroposóficos, con el fin de ponerse de acuerdo y finalizar el documento a nivel técnico. Después de eso, no se realizaron más cambios en el contenido. El documento se sometió a un proceso editorial final, se redactaron los prefacios de la OMS y el documento se firmó dentro de la jerarquía organizativa de la OMS.

Dentro de la MA, además de la cooperación con los gremios arriba mencionados, desde 2016 se rinde cuentas anualmente a las juntas directivas de las asociaciones médicas antroposóficas, es decir, a las 38 asociaciones nacionales de miembros de la IVAA.

Durante el proceso descrito, hubo un gran interés favorable para la MA y un respeto absoluto por su contenido por parte del equipo de OMS-MTCI. El proceso ha conducido a una comprensión más profunda de la MA, por lo menos dentro del pequeño equipo de MTCI. Dentro del grupo de MA, el proceso de la OMS ha sido un estímulo significativo para mejorar la coherencia de la totalidad de las formaciones de la MA y modernizarlas en caso sea necesario. Encontramos particularmente útil el “Peer Review” constructivo, realizado por los representantes de alto rango de otros sistemas médicos, como la medicina tradicional china, ayurveda entre otros, así como los científicos(as) y funcionarios(as) gubernamentales comprometidos(as) con la MTCI.

Qué son y qué no son los criterios de la OMS

Los criterios de la OMS representan los requisitos mínimos para las formaciones de la MA y sirven como referencia para los países que desean evaluar y reconocer las formaciones de la MA, para garantizar una práctica calificada. (Sin embargo, los países no están obligados a implementarlos). Los criterios de la OMS deben continuar promoviendo la práctica segura de la MA teniendo en cuenta cualquier posible contraindicación y minimizando los efectos secundarios (1).

Los criterios de la OMS reflejan el estado de los estándares de formación recomendados por la Sección Médica, es decir, la OMS no establece nuevos estándares para la MA, que no hayan sido establecidos en primer lugar por los mismos representantes de la MA. Por lo tanto, los posibles ajustes que aún estén pendientes en los cursos de las formaciones nacionales se refieren exclusivamente a la implementación de las guías de formación de la Sección Médica y de las asociaciones profesionales correspondientes y no son una exigencia de la OMS. Los criterios de la OMS describen los criterios de acceso a las formaciones, los contenidos centrales y la duración de la formación. Los currículos específicos con la distribución de horas se adjuntan al documento y se muestran como ejemplos. Con ello se mantiene el documento también actualizado, en caso de que las asociaciones profesionales antroposóficas quieran efectuar cambios en determinados currículos y redistribuir las horas.

Los criterios de la OMS no significan el reconocimiento de la MA por parte de la OMS; tal proceso de reconocimiento para los sistemas MTCI no existen en la OMS. La OMS creó los criterios porque considera que la MA es un sistema de medicina complementaria relevante a nivel internacional y de acuerdo con su estrategia, debe dar una ayuda para la regulación adecuada de las formaciones MTCI. En este documento, ella no se manifiesta sobre la eficacia de la MA y no habla de ninguna recomendación para su uso. Un reconocimiento legal de los cursos de formación MA solo puede tener lugar a nivel nacional.

La OMS no acredita cursos e instituciones de formación, esta no es su función. La acreditación de los cursos de formación seguirá realizándose en el seno de la MA sobre la base de los manuales específicos de los grupos de profesiones correspondientes y mediante el procedimiento reconocido por la Sección Médica. En los países en los que la formación es también reconocida por las autoridades competentes, los cursos de formación, en caso necesario, pueden ser acreditados adicionalmente por estas autoridades. Sin embargo, las formaciones que lo deseen pueden referir que se realizan de acuerdo con los estándares de formación de la OMS para la MA. En la implementación práctica, hay que tener en cuenta, que por la publicación de los criterios de la OMS no se derivan derechos sobre el uso del logotipo de la OMS, p. ej. en los folletos. Por lo tanto, aconsejamos utilizar toda la primera página de los criterios de la OMS para cualquier reproducción, cuando sea necesario.

El perfeccionamiento de los programas de formación en la Medicina Antroposófica

Para IKAM, el proceso de la OMS fue la ocasión de una sinopsis interna de las formaciones de MA y sus currículos, las que se encontraban, en parte, en diferentes estadios de desarrollo. Al comienzo del proceso de la OMS, no existía un currículo internacional para la formación médica, aunque existía desde hacía mucho tiempo para otros grupos profesionales. El currículo internacional de terapia artística ya había sido formulado en años anteriores de forma ejemplar y moderna en función de las competencias a adquirir, mientras que otros currículos seguían consistiendo en largas listas de contenidos formativos.

A continuación, ofrecemos un panorama en viñetas sobre los cambios más importantes en los currículos de formación, algunos de los cuales ya se habían realizado antes y otros en parte se habían realizado durante el proceso de la OMS:

En relación con todos los cursos de formación:

  • Las competencias se formulan como objetivos de formación y parámetros de evaluación para todos los grupos profesionales. Por otro lado, los contenidos de la formación se catalogan en currículos modelo.
  • Para todos los grupos profesionales, se hizo una subdivisión de las formaciones en bloques temáticos para permitir una mayor claridad y comparabilidad entre los grupos profesionales. (ver Tab. 1).
  • El cálculo de los periodos de formación incluye tanto las horas de contacto como los de autoaprendizaje, como es habitual en la formación universitaria desde hace tiempo. Para varios grupos profesionales, esto resultó en un aparente aumento de los periodos de formación; realmente, éstos habían sido subestimados hasta entonces en su duración. La relación entre el tiempo de contacto y el autoaprendizaje es de 1:1 para la formación médica, pero esto puede distribuirse de manera diferente para otros grupos profesionales (no hay especificaciones internacionales al respecto).
  • La elaboración de los reportes de casos para el examen final está prevista ahora para todos los grupos profesionales.
  • Se ha determinado para todas las formaciones, bajo qué criterios los grupos profesionales de otros sistemas de MTCI (por ejemplo, Medicina Tradicional China, Naturopatía) pueden acceder a formaciones y obtener títulos de formación antroposófica. Esta pregunta ya se había hecho en varias ocasiones en los IPMT y también nos la han hecho representantes de otros sistemas MTCI y de la OMS durante la "Reunión del Grupo de Trabajo de la OMS".
  • A pesar de la armonización mencionada, existe todavía una heterogeneidad de las formaciones que ha crecido históricamente, lo que se refleja, entre otras cosas, en las diferentes duraciones de las formaciones.

Específico para los grupos profesionales:

  • Médicos(as): en 2017 se elaboró un plan de estudios básico (Core Curriculum) internacional que fue aprobado por la conferencia de las juntas directivas de las sociedades médicas antroposóficas (4). Ya está implementado internacionalmente.
  • Enfermeras(os): Aparte de los cambios que afectan a todos los grupos profesionales, sólo hubo algunas adaptaciones y ajustes lingüísticos para los criterios de la OMS.
  • Partera/ obstetra: Por primera vez se formuló un plan de estudios internacional, apoyándose estrechamente con la formación en enfermería.
  • Farmacéuticos(as): Los documentos para la formación en farmacia antroposófica (5, 6) aprobados por la Asociación Internacional de Farmacéuticos Antroposóficos (IAAP, por sus siglas en inglés) en 2010 y 2016, sólo experimentaron algunas precisiones y pequeños cambios en el proceso de la OMS.
  • Odontólogos(as): Por primera vez se elaboró un currículo internacional, esencialmente entre los programas de formación establecidos en Alemania y Brasil.
  • Psicoterapeutas: A nivel internacional, existen normativas estatales considerablemente diferentes sobre los criterios de admisión necesarios, los contenidos y los objetivos de la formación, que conducen a la licencia profesional respectiva y al uso del título de "psicoterapeuta". Estos fueron reconocidos en exhaustivos procesos de votación dentro de la organización paraguas Federación Internacional Asociaciones de Psicoterapia Antroposófica (IFAPA, por sus siglas en ingles). Por último, se pudo elaborar un currículo vinculante para la formación continua en psicoterapia antroposófica.
  • Terapeutas de euritmia: Este curso de formación está en desarrollo actualmente. Mientras que el estudio general de la euritmia sigue siendo el requisito previo para la admisión a la formación de euritmia terapéutica, por iniciativa de la Sección Médica existe un modelo de estudio independiente, el que desde el inicio une el estudio de la euritmia con el de la euritmia terapéutica. Los criterios de la OMS no se interponen en el camino de tales innovaciones.
  • Terapeutas artísticas antroposóficas: Aparte de los cambios que afectan a todos los grupos profesionales, sólo hubo algunas adaptaciones y ajustes lingüísticos para los criterios de la OMS.
  • Terapeutas corporales antroposóficos: Ya antes del proceso de la OMS, se estableció en los últimos años que las terapias corporales requieren una formación médica profesional previa con autorización para trabajar con los/las pacientes (como p.ej. la fisioterapia), ya que actualmente no existen cursos de formación médica independientes para ellas. (La posibilidad de una futura formación independiente se menciona en los criterios de la OMS). Las terapias corporales reconocidas hasta ahora por la Sección Médica y mencionadas en los criterios de la OMS son: Masaje rítmico según la Dra. Ita Wegman (“Terapia de masaje rítmico”), masaje según el Dr. Simeon Pressel (“Terapia de masaje Simeon Pressel”), Terapia de Baño de Dispersión de Aceite y la Dinámica Espacial.

Trasfondo de la Organización Mundial de la Salud

En el transcurso de la pandemia de COVID 19, la OMS ha sido criticada reiteradamente. Sin querer discutir aquí los puntos de críticas, por ende, nos parece apropiado ocuparnos del modo de funcionamiento general de la OMS, en cuyo trasfondo nos parece justificada una colaboración entre la OMS y los representantes de MA.

La OMS está formada por la Asamblea Mundial de la Salud, el Consejo Ejecutivo de la OMS y la Secretaría de la OMS (Oficina de la OMS), con sede en Ginebra y seis oficinas regionales. Fundada en 1948 como sub-organización de las Naciones Unidas, la OMS tiene un carácter tanto político como médico-técnico y es importante comprender la interacción de estos aspectos (7).

Aspectos políticos de la OMS:

  • Los ministerios de salud de los estados miembros determinan la dirección de la OMS y sus prioridades a través de la Asamblea Mundial de la Salud anual en Ginebra, y a través de su membresía rotativa del Consejo Ejecutivo de la OMS.
  • Los Estados miembros pueden tratar de influir además en el trabajo de la OMS a través del nombramiento de expertos(as) de su propio país en puestos directivos.
  • El director general de la OMS y la Oficina de la OMS tienen un poder limitado, siendo el ejecutivo de los Estados miembros: 
    -          La OMS puede pronunciar recomendaciones, pero corresponde a los estados miembros implementarlas. La influencia en los estados miembros, p. ej., para mejorar el tratamiento de la tuberculosis en un país, tiene que realizarse siempre con mucha habilidad diplomática. La OMS no puede permitirse de criticar públicamente a importantes estados miembros como China, Estados Unidos, Alemania, etc. 
    -          Sólo en el caso del "Reglamento Sanitario Internacional", raramente aplicable, la OMS tiene la posibilidad de dictar medidas sanitarias jurídicamente vinculantes. En el caso de COVID-19, el Comité de Emergencia del Reglamento Sanitario Internacional hasta ahora sólo ha emitido recomendaciones temporales. Ejemplo de una recomendación del 21/04/2021: “No exigir prueba de vacunación como condición para el ingreso, dada la evidencia limitada (aunque creciente) sobre la eficacia de las vacunas para reducir la transmisión y la desigualdad persistente en la distribución mundial de vacunas” (8).
  • La problemática situación financiera de la OMS crea un desequilibrio significativo y una influencia inadecuada de algunos gobiernos y fundaciones individuales:
  • Las llamadas "assessed contributions", es decir, los aportes regulares de los miembros, no se han aumentado durante muchos años por falta de consenso entre los estados miembros y no se han ajustado al creciente producto nacional bruto de los países emergentes. Por un lado, los estados miembros asignan constantemente nuevas tareas a la OMS, pero, por otro lado, sus contribuciones regulares sólo financian menos del 20% del presupuesto total de la OMS (9).
  • Los gobiernos y las fundaciones pueden hacer las llamadas “contribuciones voluntarias” es decir, hacer donaciones voluntarias. Las más grandes procedieron de EE.UU. en 2019 (334 millones de dólares), la Fundación Bill y Melinda Gates (226 millones de dólares), el Reino Unido (215 millones de dólares) y Alemania (143 millones de dólares) (10). El 90% de estas donaciones voluntarias están asignadas, es decir, vinculadas a programas específicos y por tanto permiten al donante impulsar sus propias prioridades dentro de las estrategias acordadas internacionalmente y, en cierta medida, influir en el diseño de los programas de la OMS. Crítico son la cantidad de fondos y, por tanto, la influencia de la Fundación Bill y Melinda Gates. Antes de la pandemia de COVID-19, el 61% de los fondos de Gates de la OMS se destinaban a la erradicación de la poliomielitis, el 9% a la salud reproductiva y el 5% a las enfermedades prevenibles a través de la vacunación (11). Se necesita urgentemente una financiación adecuada a través de aportes regulares de los estados miembros para evitar la dependencia de donantes individuales.
  • Industria y sociedad civil:
    -          La financiación procedente de fundaciones relacionadas con la industria o de la industria farmacéutica es escasa (menos del 0,01% del presupuesto total por fundación/empresa industrial). La industria farmacéutica, al igual que las organizaciones de la sociedad civil acreditadas, puede participar en la Asamblea Mundial de la Salud, pero no tiene facultad de decisión (a diferencia, p. ej., de la Alianza para las Vacunas GAVI). A menudo, son las delegaciones de los estados miembros ricos las que representan los intereses de la industria y en parte, incluso cuentan con cabilderos de la industria en sus delegaciones. En general, la OMS tiene mucho cuidado de mantener una distancia prudente con la industria: el programa pionero y todavía activo de la "Lista de Medicamentos Esenciales" sólo pudo establecerse en los años 70 contra una considerable resistencia de la industria (y de las naciones industrializadas) (12). 
    -          Las organizaciones no gubernamentales (ONG) pueden tener una influencia significativa en temas de interés público. Un ejemplo histórico es la desastrosa comercialización de leche infantil en polvo en los países pobres en los años 70, que pudo ser detenida por las ONG en colaboración con la OMS (13).

Aspectos médico-técnicos de la OMS:

  • La OMS es la única organización reconocida internacionalmente para establecer normas y estándares („setting norms and standards “) en medicina.
  • Una parte importante de la oficina de la OMS está formada por médicos(as) y otros expertos(as). Estos, por regla general, son expertos(as) internacionales en su especialidad, procedentes de programas salud nacionales o de universidades.
  • Las guías de la OMS y otras directivas se elaboran mediante costosos „Evidence Reviews“ y por gremios de expertos, los cuales son seleccionados según criterios establecidos. Por lo tanto, una recomendación de la OMS no es una "opinión" de la OMS, sino refleja el consenso de los expertos(as) lideres del mundo. Este procedimiento también se pudo observar ejemplarmente en la elaboración de los criterios de la OMS para la MA: La OMS garantizó un proceso riguroso, el contenido mismo fue determinado por expertos(as) antroposóficos. Sin embargo, este procedimiento a menudo refuerza la tendencia a las recomendaciones conservadoras y procesos lentos.

En general, la OMS es una entidad altamente compleja en la que muchos intereses diferentes luchan por influir y participar, pero en la que también se reúnen las competencias médicas líder. No hay "una" OMS. Con todas sus fortalezas y debilidades, la OMS es el único lugar para establecer acuerdos, prioridades y normas mundiales en la medicina.

El rol de la medicina tradicional, complementaria e integrativa en la OMS

La unidad de trabajo de la OMS para la medicina tradicional, complementaria e integrativa (MTCI) es pequeña y relativamente insignificante dentro de la organización. Sin embargo, tiene una larga historia y es políticamente importante para muchos

estados miembros.

Ya poco después de la fundación de la OMS en el año 1948, el primer director general asistente, Dr. Pierre Dorolle, encargó estudios etno-antropológicos sobre la medicina tradicional en los estados miembros más pobres. El objetivo era evitar una transición traumática de las prácticas tradicionales a la medicina moderna y lograr una cierta armonía e integración entre los enfoques (14). Además, el importante papel político de China y la nueva independencia de la India dieron importancia a la medicina tradicional incluso en el tiempo de la fundación de la OMS. En el transcurso de la descolonización, varios países africanos también hicieron hincapié en la importancia de la medicina tradicional a partir de los años 60 y fundaron institutos nacionales de medicina tradicional y fitoterapia (14).

El Dr. Halfdan Mahler, director general de la OMS más importante hasta la fecha, anunció su intención de integrar la medicina tradicional en la atención general de salud inmediatamente después de su nombramiento en mayo de 1973 (14). En 1976, la OMS estableció un programa especial sobre medicina tradicional como precursor de la actual unidad de trabajo. En la famosa Declaración de Alma-Ata sobre la Atención Primaria de Salud de 1978, se menciona explícitamente la medicina tradicional, también porque se comprendió que para el acceso universal a la atención de salud se tenía que contar con la ayuda de la medicina tradicional (15).

Ya en enero de 1973, el Consejo Ejecutivo de la OMS había considerado añadir una dimensión espiritual a la definición de salud. Los países musulmanes volvieron a lanzarla en 1980, pero fue bloqueada por la entonces Unión Soviética (con el apoyo de la antigua República Democrática Alemana) (16, 17).

El trabajo actual sobre MTCI está definido por la "Estrategia de medicina tradicional de la OMS 2014-2023" con sus tres objetivos principales: (1) facilitación de la base de conocimientos para una gestión activa de las MTCI mediante guías nacionales adecuadas; (2) fortalecimiento de la garantía de calidad, la seguridad, el uso debido y la eficacia mediante la regulación de los productos, prácticas y tratamientos de la MTCI; (3) Promoción de la asistencia de salud universal mediante la integración de las MTCI en la atención de salud y el autoabastecimiento. El trabajo de la OMS sobre las MTCI se financia en gran medida con las contribuciones voluntarias de China (el coordinador correspondiente de la OMS es chino, como su predecesor). Las actividades individuales, como la elaboración de los criterios de la OMS para MA, requieren financiación adicional.

Perspectiva y próximos pasos

La publicación de los criterios de la OMS es un hito importante para la MA y ofrece una oportunidad única para lograr el reconocimiento de las formaciones en MA a nivel nacional en los próximos 2-3 años. Incluso en los países en donde la MA es actualmente objeto de fuertes ataques, los criterios de la OMS pueden ayudar a mejorar la situación y la aceptación de la MA. No es necesario estar de acuerdo con todas las actividades de la OMS para reconocer el valor estratégico de los criterios de la OMS para la MA. Esto es aún más cierto porque la MA no tuvo que adaptar o "doblar" sus contenidos de ninguna manera al elaborar los criterios de la OMS,

El reconocimiento estatal no es un fin en sí mismo, porque la MA no encuentra su justificación y tarea a través del reconocimiento externo. Sin embargo, la existencia continua de la MA con sus hospitales, medicamentos y terapias sólo puede asegurarse en estos tiempos si permanece en dialogo y cooperación con la "medicina oficial" y puede obtener el reconocimiento oficial a nivel nacional para sus formaciones, medicamentos y terapias. La importancia del reconocimiento de la formación es aún más importante para los terapeutas que para los médicos: el estatus de los euritmistas, p. ej., está completamente inseguro legal y financieramente en casi todos los países. Un ejemplo positivo de reconocimiento es Suiza: la formación médica de MA está reconocida por el Colegio Médico Suizo y tanto los servicios médicos antroposóficos específicos como los medicamentos están cubiertos por el seguro básico. La formación en euritmia terapéutica, p. ej., conlleva al diploma federal para la medicina complementaria, y los tratamientos de euritmia terapéutica son reembolsados por los seguros complementarios.

Sin embargo, con la publicación de los criterios de la OMS, el reconocimiento nacional no se producirá automáticamente: Para los representantes de la MA, el verdadero trabajo comienza ahora. Muchos países ni siquiera tomarán nota de los criterios de la OMS; tampoco están obligados de ninguna manera a aplicar las normas. Por lo tanto, está únicamente en nuestras manos, buscar contactos específicos con las asociaciones profesionales, los ministerios de salud, etc. para que se familiaricen con los criterios de la OMS y para intentar conseguir la cooperación en la implementación. Un buen ejemplo de ello son los osteópatas, que, tras la publicación de los criterios de la OMS para la formación en Osteopatía en 2010, pudieron obtener el reconocimiento oficial en varios países. En este sentido, la IVAA ya está en conversaciones con todos sus miembros, es decir, las asociaciones de médicos antropósofos, para desarrollar una estrategia adaptada a cada país, y ofrece asistencia para la próxima cooperación con los tomadores de decisiones de la política, asociaciones profesionales, compañías de seguros y otros. Dado que los criterios de la OMS conciernen a todas las profesiones de la MA, es especialmente importante un proceder en conjunto y coordinado de los diferentes grupos de profesiones en cada país. En muchos países, tampoco será posible lograr el reconocimiento de las formaciones en MA por su cuenta, sino también podría ser más conveniente, dado el caso, trabajar en cooperación con representantes de otros sistemas de MTCI para obtener títulos reconocidos en medicina integrativa (con una orientación hacia la MA, así como otros sistemas de MTCI).

Aquí encontrará un cuadro sobre la distribución de las horas de formación/comparación entre los grupos profesionales.

Autor correspondiente:
Tido von Schoen-Angerer
Chemin des Bois-de-Saint-Victor 15
1236 Cartigny, Schweiz
tido.von.schoenangerer@gmail.com

1 World Health Organization. WHO Benchmarks for Training in Anthroposophic Medicine. Geneva: WHO; 2021. In Vorbereitung.

2 International Congress for Integrative Health & Medicine. Verfügbar unter https://icihm.damid.de (27.6.2021).

3 International Federation of Anthroposophic Medical Associations. The legal status of anthroposophic medicine in selected countries. Brussels: IVAA; 2017. Verfügbar unter https://www.ivaa.info/key-issues/legal-status-of-anthroposophic-medicine/ (27.6.2021).

4 Medical Section of the School of Spiritual Science at the Goetheanum (Hg). International Core Curriculum for medical student’s and physician’s training in Anthroposophic Medicine. Dornach; 2017. Verfügbar unter https://medsektion-goetheanum.org/fileadmin/user_upload/pdf/Physicians_International_Core_Curriculum_Sep_2018.pdf (27.6.2021).

5 International Association of Anthroposophic Pharmacists. International Further Education in Anthroposophic Pharmacy (IFEAP) Version 18.11.2010. Verfügbar unter

6 International Association of Anthroposophic Pharmacists. International Further Education Regulation for "Pharmacist specialised in Anthroposophic Pharmacy (IAAP)" of the International Association of Anthroposophic Pharmacists (IAAP). Verfügbar unter https://iaap-pharma.org/fileadmin/user_upload/pdf/certification/IAAP_further_education_regulation_v1.pdf (10.7.2021).

7 Walt G. Health Policy. An Introduction to Process and Power. Johannesburg: Witwatersrand University Press; 1994.

8 Verfügbar unter https://www.who.int/news/item/19-04-2021-statement-on-the-seventh-meeting-of-the-international-health-regulations-(2005)-emergency-committee-regarding-the-coronavirus-disease-(covid-19)-pandemic (27.6.2021).

9 Verfügbar unter https://www.who.int/about/funding (27.6.2021).

10 Seventy-third World Health Assembly, Geneva 29 June 2020, Provisional agenda item 20.1. A73/INF./3.

11 Verfügbar unter http://open.who.int/2018-19/contributors/contributor?name=Bill%20%26%20Melinda%20Gates%20Foundation (27.6.2021).

12 Chowdhury Z. The Politics of Essential Drugs. London: Zed Books; 1995.

13 Regulation of marketing breast-milk substitutes. Verfügbar unter https://www.who.int/elena/titles/bbc/regulation_breast-milk_substitutes/en/ (27.6.2021).

14 Brelet C. Médecines du Monde. Paris: Éditions Robert Laffont; 2002.

15 Thirty-sixth World Health Assembly, Geneva 2-16 May 1983, Summary Records of Committees. WHA36/1983/REC/3. Verfügbar unter https://apps.who.int/iris/handle/10665/159888 (27.6.2021).

16 Global Strategy for Health for All by the year 2000, the spiritual dimension. World Health Organization, Executive Board, Seventy-third session, 1983. EB/73/15, 1983. Verfügbar unter http://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/160577/EB73_15_eng.pdf?sequence=1 (27.6.2021).


Research news

Painting therapy reduces symptoms in essential tremor 
A recent single-case study shows the effectiveness of anthroposophic painting therapy in reducing symptoms of essential tremor (ET). ET is a common movement disorder in the elderly, usually effecting the hands and forearms. A 78-year-old woman presented with ET, depression, and bipolar symptoms that were being treated with medication. She refused propanolol for the ET. Over the course of 5 months, she received 16 sessions of painting therapy. Thereafter, the patient reported improved quality of life (including emotional aspects) and a decrease in her ET, which was reflecting in her handwriting. The single-case study is published open access and peer-reviewed in "The Permanente Journal": 
https://doi.org/10.7812/TPP/20.260.