Tratamiento de las infecciones simples de las víasurinarias inferiores (Urocistitis) desde el punto de vista de la medicina antroposófica

Recomendaciones de un grupo internacional de expertos paramédicos, personas al cuidado de enfermos y terapeutas

Introducción

Aquí describimos el tratamiento de infecciones simples de las vías urinarias sin alteraciones anatómicas (reflujo vésico-uretral, malformaciones) desde el punto de vista de la medicina integrativa-antroposófica a partir de la edad de tres años. Este concepto terapéutico se basa en la experiencia clínica y un consenso internacional de expertos.

Las infecciones urinarias simples son frecuentes. Hasta un 20% de todas las mujeres se ven afectadas al menos una vez de ellas. Las infecciones urinarias representan aproximadamente el 1 % de todas las consultas médicas ambulatorias. La mayoría de estas consultas aún son tratadas con antibióticos (1, 2, 3, 4, 5). Sin embargo la resolución espontánea de los síntomas, sin terapia antibiótica, parece ser alta (6). Es de amplio conocimiento el problema mundial surgente de las resistencias a los antibióticos. Esto lleva a recomendar nuevas líneas directivas de tratamiento de las infecciones urinarias simples, en primer lugar sin antibióticos. Estos métodos que posibilitan la abstención o uso reducido de antibióticos son de gran interés (7, 8, 9, 10).

Definición y síntomas principales de la urocistitis sin complicaciones

Se define la urocistitis como la presencia de gérmenes patógenos (alrededor de 10 a la quinta por mil) en la vejiga (11) con reacción inflamatoria de la mucosa vesical, disuria, polaquiuria, orina de mal olor, que son los síntomas más importantes. Los gérmenes más frecuentes de las infecciones simples de las vías urinarias son E. Coli y enterococcus faecalis – que habitan la flora intestinal. Otros gérmenes, pero no tan frecuentes, son Streptococcus saprifiticus, Klebsiella pneumoniae, Staphylococcus epidermis, Pseudomonas aeruginosa, Proteus mirabilis, virus u hongos (Candida albicans) (12).

Causas, factores desencadenantes

  • Frío en las extremidades inferiores (con frecuencia pies fríos) y en las nalgas (agudo o constitucional),
  • permanecer largo tiempo con traje de baño mojado y frío,  
  • infecciones previas: vías respiratorias, gastro-intestinales,
  • disbiosis debida, por ejemplo, a una terapia previa con antibióticos,  uso excesivo de azúcar y/o una alimentación errónea, beber poca cantidad de líquido, constipación,
  •  “infecciones urinarias de la luna de miel” en mujeres con contacto sexual nuevo,
  • preservativos recubiertos con espermicidas (diafragma o condón) (13),
  • mujeres con atrofia de la mucosa vaginal postmenopáusica,
  • dificultades para vaciar la vejiga: fimosis, obesidad, adhesión celular,
  • higiene (por ejemplo limpiarse con papel higiénico de atrás para adelante),
  • situaciones de sobrecarga anímica.

Las causas radican en una autopercepción insuficiente y falta de calor de la parte inferior del cuerpo (disminución de la defensa inmunológica) como también irritación excesiva en el ámbito de la vejiga (14).  

Diagnóstico

1. Anamnesis

  • Preguntar por los síntomas principales, duración, fiebre, desencadenante, factores que predisponen.

2. Examen

  • Examen físico incluyendo el estado de calor de las extremidades, sensibilidad en la región renal y de la vejiga.
  • Análisis de orina (test con tira de papel o microscopía/sedimento): bacterias, leucocitosis, eventualmente nitritos y eritrocitos.
  • Cultivo de orina de la orina limpia ganada del chorro central con antibiograma (15).
  • Ecografía, de ser necesario.
  • Un examen de control de orina es útil para decidir la terapia no antibiótica. Otros procedimientos de diagnóstico por imágenes sólo se indican en caso de complicaciones o recurrencia. Esto no se aplica a los bebés y niños menores de tres años.

3. Diagnóstico diferencial          

  • Bacteriuria asintomática: colonias estables con poca cantidad de gérmenes pueden proteger de gérmenes virulentos, pero también pueden derivar en una relación huésped- hospedero alterada con un aumento e invasión de gérmenes patógenos.
  • Polaquiuria estéril y/o disuria como “hipersensibilidad de la vejiga”, por ejemplo, en un exceso de carga anímica, frío, luego de infecciones de las vías urinarias (16).
  • Vaginitis (entre otros por cándidas o clamidias), uretritis, pielonefritis asintomática/subclínica.

Terapia

1. Principios de la terapia integrativa duradera

  • Calmar el dolor
  • Activación del calor propio (local y sistemática) y con ello
  • Activación del sistema inmunitario
  • Activación de la actividad excretora de la región riñones-vejiga
  • Activación de la autopercepción

2. Elementos de la terapia

Local

  • Como terapia de base más importante, calmante y relajante, se recomienda a partir del 6° año de vida el baño de asiento de vapor de manzanilla (17). Ver realización:  https://www.pflege-vademecum.de/kamillen-dampfsitzbad.php?locale=es  
    Se puede hacer como primera intervención y varias veces por día, ya que calma inmediatamente el dolor y activa el calor, la defensa inmunológica y la autopercepción en la región de las nalgas. Se recomienda al menos una aplicación diaria durante  siete días posteriores al cese de los síntomas. También es adecuado para prevenir infecciones urinarias, sobre todo si están presentes algunos de los factores desencadenantes (ver arriba).

  • En los niños pequeños es apto y en forma alternativa, un baño de asiento cálido con té de tomillo, de manzanilla o salvía. Duración: 8 minutos, 1-2 veces por día, también para la profilaxis de recidivas (ver abajo). Para la realización ver: https://www.pflege-vademecum.de/sitzbad_kinder.php?locale=es
    A partir del 6° año de vida en general es preferible el baño de vapor.

  • Como complemento puede realizarse un baño de calor ascendente de pies y piernas hasta la rodilla con 2-3 cucharadas de sal o 3 cucharadas de jenjibre en polvo en 10 litros de agua. Para la realización ver: https://www.pflege-vademecum.de/ingwerfussbad.php?locale=en

  • Compresa para la vejiga con Eucalyptus Oleum aeth. 10% WALA 15-20 gotas . Aceite de eucalipto 10% en adultos, 5% en niños de 6-12 años, niños pequeños 2%. Esta aplicación tiene un efecto marcadamente relajante, de dar calor y de activar las defensas. Para la realización ver: https://www.pflege-vademecum.de/blasenwickel_eucalytptusoel.php?locale=es

  • Para la activación de la formación del calor en la región de las piernas: fricción del lado externo de los muslos (trocanter hasta las rodillas) y los pies con cuprum metallicum praeparatum 0,4% ungüento WELEDA o
    ungüento de cobre (rojo) WALA
    . Plantillas de cobre en los zapatos.

  • Una medida más compleja, pero efectiva es la envoltura  de pelvis-vejiga con saúco. Para la realización ver: https://www.pflege-vademecum.de/bbb-oelw-w.php?locale=en

  • Ropa abrigada de algodón y lana, evitar los puentes de frío.


Orden sistemático

Medicamentos antroposóficos

  • Calmantes del dolor y contra la inflamación:
    Cantharis, glob. Velati para la vejiga WALA y/o
    Berberis/Apis comp. Glob. Velati WALA, Berberis/Apis comp. Amp. WALA,
    al principio alternando por hora 5 a 10 glob., más tarde 3 x día 5-10 glob., en mujeres jóvenes 1-2 x por día 1 amp. s.c. (bajo vientre, muslo). Para favorecer la profilaxis de las recidivas: una toma única por la tarde de Cantharis glob. Velati para la vejiga.

  • Para activar la inmunidad:
    Argentum nitricum comp. Glob. Velati WALA 3-5 x día 5-10 glób o
    Thuja comp. N Trit. WELEDA 3-5 x día 1 pizca durante 14 días si hay tendencia a recidivas.

Composición de los medicamentos nombrados: Cantharis Glob. Para la vejiga: Achilea millefolium fre 33d Dil D2. Cantharis ex animale toto Gl D5, Equisetum arvense ex herba ferm 35b Dil. D2, vesica urinaria bovis Gl Dil.D7. Berberis/Apis comp.: Apis mellifica ex animale toto Gl Dil. D7, Atropa belladonna ex herba ferm 33a Dil.D3, Berberis vulgaris e radice ferm 33d Dil.D2, Terebinthina laricina, trit. D2.  Argentum nitricum comp.: Argentum nitricum Dil. D 19, Chlorophyceae ferm 33e Dil. D2, E#chinacea pallida e planta tota ferm 33c Dil. D1, Eucalyptus glob. E foliis ferm 33d, Thuya occidentalis e summitatibus ferm 33e Dil. D2. Thuya comp. N: argentum metallicum Trit. D3, Mercurius vivus Trit. D6, Thuya occidentalis Trit. D6.

Medicamentos fitoterapeuticos

  • Angocin® (in DE, CH) (polvo de las partes aéreas del taquito de reina + polvo de la raíz de kren) en el adulto 4 x 4 tabl. diarias luego de las comidas, en niños – por posibles dolores de vientre – sólo 4 x 1-2 tabl. por día.

  • Más suave es Cranberry-Saft/Trockenextrakt (por ejemplo, Urovit (R) cáps. (in DE), en edad escolar 2 x 1 cáps. Hasta 2 x 2 caps. Diarias. Niños más pequeños: jugo de cranberry en dosis individuales.

  • Solidagoren® N Tropfen (in DE), 3 x 5 – 10 gotas por día o Ceres solidago comp. gotas (in CH), 3 x 5 gotas por día.

  • Tés calientes de equisetum u hojas de abedul hasta un  litro por día para activar la excreción. 

Formación del habla terapéutica 

La formación del habla terapéutica actúa sobre la fisiología del ser humano, entre otros mecanismos de acción, con el efecto terapéutico de los sonidos hablados y respirados. 

En el caso de una cistitis aguda, la musculatura del vientre está contraída y hay que relajarla para permitir la fluidez de los procesos que están congestionados y puede hacerse con ayuda de los sonidos L, S, CH, que, sentado sobre un banquito o pelota de gimnasia y girando la pelvis se entonan – dentro de distintas palabras, series y secuencias en oraciones de ejercitación. Este ejercicio puede contribuir a que poco a poco se reinstale una sensación agradable en el espacio pélvico. El sonido CH está indicado para relajar y calmar, las consonantes G y B ejercen una acción formadora sobre procesos inflamatorios. Los pacientes sienten una ayuda en el efecto limitante del sonido labial B contra las influencias y exigencias del mundo circundante, al fomentar la autopercepción y la formación de límites. 

Recomendaciones dietéticas

  • elevar la cantidad de líquido en niños a 1 litro por día y en adultos a 2 litros por día (18). 
  • Beber líquidos tibios. 
  • Durante algunos días beber líquidos alcalinos/agua mineral (pH mayor a 8,5) y alimentación alcalina vegetal (19, 20). 
  • Evitar el consumo de golosinas.

Las infecciones del tracto urinario desde la perspectiva de la medicina antroposófica

Las vías urinarias representan un ahuecamiento de la conformación interior del cuerpo. La vejiga es controlada por los sistemas nerviosos simpático y parasimpático. Recién a los 2-3 años de vida el niño aprende a controlar el vaciamiento de la vejiga conscientemente como una función superior del yo. La vejiga permanece sensible frente a influencias psíquicas como stress y tensión a través de la influencia de los sistemas simpático y parasimpático.

La predisposición constitucional descrita y la mayoría de los factores desencadenantes llevan a una tendencia de enfriamiento. Las causas primarias de la infección radican entonces en una autopercepción y calor insuficientes en la mitad inferior del cuerpo – con las correspondientes defensas inmunológicas debilitadas – así como irritaciones fuertes en la región de la vejiga. Esta situación  beneficia la formación de poblaciones y colonias de organismos ajenos al cuerpo. Las terapias aquí detalladas se orientan a contrarrestar estas predisposiciones y en muchos casos son eficientes.

Profilaxis de la recidiva

Conducción de vida

  • Calor
  • Aplicación externa de calor, como ya fuera descrita, con sauna, uso de ropa abrigada
  • Interior: entusiasmo anímico-espiritual, sentido de la vida
  • Ritmo: vaciar la vejiga regularmente, comidas calientes, suficiente regeneración, elajarse, sueño
  • Movimiento: transpirar por lo menos 2-3 veces por semana
  • Alimentación: por ejemplo mediterránea-básica
  • Reflexionar sobre las costumbres en lo sexual y en el uso del inodoro y la limpieza genital personal
  • En caso de ser necesario no tomar contraceptivos hormonales, ya que estos aumentan claramente la tendencia a infecciones urinarias (14)

Medicación

  • Argentum nitricum comp. Glob. Velati WALA , 1-2 x 5-10 glob. Y
  • Cantharis Blasen Glob. Velati WALA , 1-2 x  dia 5-10 glob., por ejemplo Argentum nitricum comp. Glob. a la mañana y Cantharis Blasen Glob. a la tarde
  • Lien comp. Glob. Velati WALA , 1 x 5-10 glob. por día 

Composición de los medicamentos nombrados: Argentum nitricum comp.: Argentum nitr. Dil. D19, Chloropfyceae ferm 33e Dil. D2, Echinacea pall. E planta tota ferm 33c Dil. D1, Eucalyptus glob. E fol ferm 33d, Thuya occ. E sum.ferm. 33E Dil. D2. Cantharis Blasen Glob.: Achillea millefolium ferm 33d Dil D2, Cantharis ex animale toto Gl Dil. D5, Equisetum arvense ex herba ferm 35b Dil D14. Lien comp.: Cichorium intybus e planta tota ferm 33c Dil. D14, Equisetum arvense ex herba ferm 35b Dil. D14, Lien bovis Gl Dil. D5, Mesenchym bovis Gl Dil. D5, Renes bovis Gl Dil. D5.

Dirección de la simbiosis

  • Por ejemplo, con Colibiogen®, Uro-Vaxom® (21, 22), D-Mannose 2 g por día (23).

Terapias artísticas y psíquicas   

Orientadas en forma psicosomática:

  • Psicoterapia, trabajo biográfico, terapia de pintura

Orientadas en forma somato-psíquica:

  • Baños de dispersión de aceite:
    Aceite de ortiga – Urtica dioica ex herba W 5% Oleum WALA – fortalece la actividad excretora del riñón y de las vías urinarias descendentes, Aceite de Equisetum – Equisetum ex herba W 5% WALA – sobre todo en hombres. Aceite de aquilea – aquilea en aceite de oliva 5% Dr. HEBERER sobre todo en mujeres.

  • Euritmia terapéutica:
    son adecuados los ejercicio de los sonidos L, B, y F como así también M y SZ bajo guía, luego  regularmente en el hogar.

  • Masaje rítmico

  • Ejercicios de relajación

  • Formación del habla terapéutica:
    En la cistitis recidivante hay que apoyar la formación de calor en la zona de la vejiga, ya que el cuerpo muestra a través de las repetidas inflamaciones que siempre intenta contraponer el calor al estado del frío permanente. Para ello son adecuados en especial los sonidos K, H y F – para el trabajo en las fases no agudas – con frases que contienen H (en alemán: “Ich habe Halt”). No es conveniente ejercitar en presencia de diarrea o durante la menstruación. Los ejercicios deben ser aprendidos con un terapeuta del habla formado. Pueden fluir aspectos biográficos en la selección y realización de los ejercicios. 

1 Verfügbar unter http://www.cdc.gov/ncidod/dbmd/diseaseinfo/urinarytractinfections_t.html (23.07.2019)

2 National Institute for Health and Care Excellence. Urinary tract infections in adults. 2015. Verfügbar unter https://www.nice.org.uk/guidance/qs90 (23.07.2019)

3 National Institute for Health and Care Excellence. Urinary tract infection in under 16s: diagnosis and management. Verfügbar unter https://www.nice.org.uk/guidance/cg054 (23.07.2019)

4 Vallano A, Rodriguez D, Barcelo ME, Lopez A, Cano A, Viñado B, Diogene E; Grupo de Estudio de las Infecciones del Tracto Urinario en Atencion Primaria. Antimicrobial susceptibility of uropathogens and outcome following antibiotic treatment for urinary tract infections in primary health care. [Article in Spanish] Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica 2006;24(7):418-425.

5 Michael M, Hodson EM, Craig JC, Martin S, Moyer VA. Short compared with standard duration of antibiotic treatment for urinary tract infection: a systematic review of randomised controlled trials. Archives of Disease in Childhood 2002;87:118–123. [Crossref]

6 Knottnerus BJ, Geerlings SE, Moll van Charante EP, ter Riet G. Women with symptoms of uncomplicated urinary tract infection are often willing to delay antibiotic treatment: a prospective cohort study. BMC Family Practice 2013;14,71. [Crossref]

7 Kamenski G, Wagner G, Zehetmayer S, Fink W, Spiegel W, Hoffmann K. Antibacterial resistances in uncomplicated urinary tract infections in women: ECO·SENS II data from primary health care in Austria. BMC Infectious Diseases 2012;12:222. [Crossref]

8 Gobernado M, Valdes L, Alos JI, Garcia-Rey C, Dal-Re R, Garcia-de-Lomas J. Antimicrobial susceptibility of clinical Escherichia coli isolates from uncomplicated cystitis in women over a 1-year period in Spain. Spanish Surveillance Group for Urinary Pathogens. Revista Española de Quimioterapia 2007;20(1):68-76.

9 Aboderin OA, Abdu AR, Odetoyin BW, Lamikanra A. Antimicrobial resistance in Escherichia coli strains from urinary tract infections. Journal of the National Medical Association 2009;101(12):1268-1273. [Crossref]

10 Gill V, Jodlowski T, Mildvan D, Ruhe J: Antibiotic Stewardship for urinary tract infections (UTI): Impact on therapy and clinical outcomes. Oral Abstract Session: Surveillance and Prevention of Device-associated Infections October 10, 2014. Verfügbar unter https://idsa.confex.com/idsa/2014/webprogram/Paper47056.html (23.07.2019)

11 Kass EH. Asymptomatic infections of the urinary tract. 1956. Journal of Urology 2002;167:1016-1020. [Crossref]

12 Verfügbar unter https://www.clinicalkey.com/topics/emergency-medicine/urinary-tract-infection.html (23.07.2019)

13 Vahlensieck  W, Bauer H, Piechota H, Ludwig M, Wagenlehner F. Rezidivierende Harnwegsinfektionen: Wie vermeiden und behandeln? Deutsches Ärzteblatt 2015; 112(37):[16]. [Crossref]

14 Soldner G, Stellmann HM. Individuelle Pädiatrie. Leibliche, seelische und geistige Aspekte in Diagnostik und Beratung. Anthroposophisch-homöopathische Therapie. Kap. Entzündungen der Harnwege. Stuttgart: Wissenschaftliche Verlagsgesellschaft; 2018, S. 390-411.

15 Beetz R, Kuwertz-Bröking E. Neues zu Harnwegsinfektionen bei Kindern. Monatsschrift Kinderheilkunde 2015;163:323-330.

16 Arya LA, Northington GM, Asfaw T, Harvie H, Malykhina A. Evidence of bladder oversensitivity in the absence of an infection in premenopausal women with a history of recurrent urinary tract infections. BJU International 2012;110(2):247-251. [Crossref]

17 Karutz, Soldner G, Soldner U, Gnatz B. Einleitung / Kamillendampfsitzbad. Der Merkurstab 2014;67(2):148-150.

18 Beetz R. Mild dehydration: a risk factor of urinary tract infection? European Journal of Clinical Nutrition 2003;57 Suppl 2:S52-558. [Crossref]

19 Welch A, Mulligan A, Bingham S, Khaw K. Urine pH is an indicator of dietary acid–base load, fruit and vegetables and meat intakes: Results from the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition (EPIC)-Norfolk population study. British Journal of Nutrition 2008;99(6):1335-1343. [Crossref]

20 Remer T, Manz F. Potential renal acid load of foods and its influence on urine pH. Journal of the American Dietetic Association 1995;95:791–797. [Crossref]

21 Bauer HW Alloussi S, Egger G, Blümlein HM, Cozma G, Schulman CC; Multicenter UTI Study Group. A long-term, multicenter, double-blind study of an Escherichia coli extract (OM-89) in female patients with recurrent urinary tract infections. European Urology 2005;47:542-548. [Crossref]

22 Naber KG Cho YH, Matsumoto T, Schaeffer AJ.. Immunoactive prophylaxis of recurrent urinary tract infections: a meta-analysis. International Journal of Antimicrobial Agents 2009;33:111-119. [Crossref]

23 Altarac S, Papes D. Use of d-mannose in prophylaxis of recurrent urinary tract infections (UTIs) in women. BJU International 2014;113:9-10. [Crossref]


Research news

Yarrow liver compresses in cancer patients and their effect on the autonomous nervous system
Liver compresses are frequently used in Anthroposophic Medicine for cancer treatment and are believed to have an energizing effect. In a randomized pilot study, the influence of this external application on the autonomous nervous system was now evaluated. For this study, heart rate variability was measured in metastatic cancer patients undergoing radiotherapy and suffering from cancer-related fatigue (CRF). A total of 20 patients (10 per group) were available for analysis. The results show that yarrow liver compresses led to increase sympathetic activity during the day in the intervention group, while increased parasympathetic activity was observed in the control group, which received no external application. The study is published open access:
https://doi.org/10.1177/15347354221081253
Previously in 2021, Georg Seifert´s research group had demonstrated that liver compresses reduced CRF in this clinically relevant range. The current study clarifies the correlation.
https://doi.org/10.1186/s13014-021-01757-x