Psicoterapia antroposófica

Es base de la psicoterapia antroposófica la imagen del ser humano según Rudolf Steiner. Lo especial, que la diferencia de los métodos conocidos, es el conociemiento del ser humano como ser espiritual, como "yo", que aprende a conducir las cualidades anímicas de la percepción, del pensar, del sentir y de la voluntad. El alma se comunica con el cuerpo y actúa sobre él, pero también es influído por él. El alma se halla en una interacción entre espíritu y cuerpo.

El yo se proyecta hacia el desarrollo de la libertad autoconsciente y autónoma. Bajo este concepto se aplican en la psicoterapia antroposófica distintas técnicas psicoterapéuticas para promover la acción del yo y de la individualidad.

En ello se consideran al mismo tiempo, partiendo de la imagen humana antroposófica, las leyes de cuerpo, alma y espíritu, la biografía, el conocimiento de la existencia postmortal y de la preexistencia, la psicosomática específica, con su alternancia entre cuerpo y alma, incluyendo los campos de energía de los órganos, así como otros conocimientos.

La adquisición del título "Psicoterapeuta antroposófico" presupone una formación completa como médico o psicoterapeuta psicológico y se rige por los cánones de reconocimiento profesional.

Diagnóstico profesional específico

La imagen del ser humano antroposófica considera en cada etapa de la vida, sobre todo en los septenios, leyes generales físicas, anímicas y espirituales. El diagnóstico específico de la psicoterapia antroposófica se orienta en esas leyes y puede, a través de ello, abarcar lo especial de la individualidad de cada ser humano en el camino que ya ha recorrido por la vida, en el presente y en su desarrollo futuro.

Las transformaciones inevitables durante la infancia y la juventud son consideradas, las posibilidades de la evolución anímica en el tiempo adulto presentan  muchas variaciones  y el desarrollo espiritual del ser humano es individual y depende de la iniciativa propia.

Principios terapéuticos

Es importante pasar por la experiencia propia pura y superarla – como se exige en las formaciones psicoterapéuticas – pero el terapeuta es esencial. Él está formado para ver en los fenómenos anímicos las fuerzas básicas constitutivas y formativas, comprender su acción sobre procesos físicos y anímicos y fomentar la capacidad de autarquía del ser humano.

Sobre esta base aplica distintas técnicas psicoterapéuticas. Por la mirada consciente del terapeuta sobre la capacidad formativa, el sentido y la libertad del ser humano se crea un espacio anímico que incentiva las fuerzas propias evolutivas. En la postura del terapeuta vive la confianza en las fuerzas de desarrollo de la personalidad. Ella   2 crea una presencia de fuerzas creativas y crea en el cliente (paciente) la impresión de ser aceptado, considerado y comprendido.

Principio de acción

El principio de acción de la psicoterapia antroposófica es el espacio evolutivo que el terapeuta formado en estos conocimientos, considerando la libertad, la capacidad creativa propia del paciente, el actuar de lo físico, anímico, y espiritual hace surgir. Esta postura del terapeutia crea una presencia de fuerzas creativas y genera en el cliente o paciente la sensación de ser aceptado, confiando en sus fuerzas evolutivas y ser comprendido.

Evaluación

Existe una serie de casos en forma de transcursos terapéuticos que ilustran ese incentivo de las fuerzas propias de desarrollo.

Se están planeando estudios científicos de terapias.

Klünker WU, Reiner J, Tolksdorf M, Wiese R. Psychologie des Ich - Anthroposophie, Psychotherapie. Stuttgart: Verlag Freies Geistesleben; 2016.

Treichler M. Sprache - Gespräch – Psychotherapie. Der Merkurstab 2013;66(3):227-233.

Dekkers A. Psychotherapie der menschlichen Würde. Stuttgart: Verlag Freies Geistesleben; 2012.

Reiner J (Hg.). In der Nacht sind wir zwei Menschen - Arbeitseinblicke in die anthroposophische Psychotherapie, mit Beiträgen von 20 Autoren. Stuttgart: Verlag Freies Geistesleben; 2012

Lievegoed B. Der Mensch an der Schwelle. Biographische Krisen und Entwicklungsmöglichkeiten. Stuttgart: Verlag Freies Geistesleben; 2012.

Treichler R. Die Entwicklung der Seele im Lebenslauf. Stufen, Störungen und Erkrankungen des Seelenlebens. 7. Aufl. Stuttgart: Verlag Freies Geistesleben: 2012.

Klünker WU. Die Empfindung des Schicksals - Biographie und Karma im 21. Jahrhundert. Stuttgart: Verlag Freies Geistesleben; 2011.

Klünker WU. Anthroposophie als Ich-Berührung. Dornach: Verlag am Goetheanum; 2010.

Klünker WU. Die Antwort der Seele - Psychologie an den Grenzen der Ich-Erfahrung. Stuttgart: Verlag Freies Geistesleben; 2007.

Treichler M. Sprechstunde Psychotherapie: Krisen - Krankheiten an Leib und Seele. Wege zur Bewältigung. 3. Aufl. Stuttgart: Urachhaus; 2007.

Reiner J. Welchen Einfluss haben Antidepressiva auf das Wesen des Menschen? Der Merkurstab 2006;59(5):403-406.

Treichler M. Wunden, die die Seele schlägt: Psychosomatisches Krankheitsverständnis und Therapieansätze in der Anthroposophischen Medizin. Heidenheim: Amthor-Verlag; 2006.

Dekkers-Appel H, Dekkers A, Meuss AR (Hg.). Psychotherapie und der Kampf um das Menschsein: Ansätze zu einer anthroposophischen Psychotherapie. Dornach: Verlag am Goetheanum; 2001.

Lievegoed B. Lebenskrisen – Lebenschancen. Die Entwicklung des Menschen zwischen Kindheit und Alter. München: Kösel-Verlag; 2001.

Priever W. Aspekte des Unbewussten. Stuttgart: Verlag Freies Geistesleben; 1999.

Treichler M. (Hg.). Biographie und Krankheit - Wendepunkte im Lebenslauf. Stuttgart: Urachhaus; 1995.

von der Heide P. Das helfende Gespräch. Schritte der Ich-Tätigkeit. 2. Aufl. Stuttgart: Verlag Freies Geistesleben; 1991.



Research news

Practiced-Based Research of Complementary and Integrative Therapies for Pain Management in Clinical Settings
This systematic review identified 23 studies (including 8464 patients) that fulfilled the quality criteria for evaluating individualized complementary and integrative pain therapies. The studies included chiropractic, acupuncture, multimodal individualized intervention/programs, physiotherapy and anthroposophic therapies. Retention rates ranges from 53% to 91%. Although all studies reported beneficial impacts on various pain outcomes, but future practice-based CAM and IM research should be more comprehensive and scientific. Results, recommendations, and the call to action are available at:
https://doi.org/10.1093/pm/pnab151