Terapia artística antroposófica

El arte acompaña a la medicina desde hace mucho tiempo. El arte lleva la realidad espiritual a un fenómeno manifiesto y puede desarrollar un efecto curativo. Seguramente cualquiera ya a experimentado los múltiples efectos de la música en el espíritu, en el alma y en el cuerpo. Ya en la antigüedad – las documentaciones más tempranas llegan a los tiempos sumerios – la música fue empleada como fuerza curativa. Entre tanto, su eficacia terapéutica ha sido documentada en numerosos estudios (ver por ej. 1, 2, 3, 4, 5).

En la medicina antroposófica se emplean cuatro formas de terapia artística:

  • Modelado terapéutico
  • Terapia de pintura
  • Terapia de música
  • Formación del habla terapéutica

La indicación terapéutica resulta a partir de las actividades de los miembros constitutivos  que pertenecen al diagnóstico respectivo. En conformidad a lo anterior, diferenciamos la indicación corporal (somática) de la terapia artística de su actividad anímica y espiritual. Por ejemplo, en las enfermedades alérgicas "enfermedad fluyente" se requiere elementos formativos de la terapia artística. En el dolor y sufrimiento anímico el arte se emplea de otro modo, de manera más a poder soltarse, para el fortalecimiento y restablecimiento del alma. Finalmente, el arte puede ayudar a dar sentido y orientación, y a desarrollar nuevas perspectivas mediante la creación artística. La terapia artística antroposófica es empleada en numerosas enfermedades somáticas como psicosomáticas y es usada tanto en pediatría, en los jóvenes y en los adultos.


Research news

Practiced-Based Research of Complementary and Integrative Therapies for Pain Management in Clinical Settings
This systematic review identified 23 studies (including 8464 patients) that fulfilled the quality criteria for evaluating individualized complementary and integrative pain therapies. The studies included chiropractic, acupuncture, multimodal individualized intervention/programs, physiotherapy and anthroposophic therapies. Retention rates ranges from 53% to 91%. Although all studies reported beneficial impacts on various pain outcomes, but future practice-based CAM and IM research should be more comprehensive and scientific. Results, recommendations, and the call to action are available at:
https://doi.org/10.1093/pm/pnab151