Musicoterapia en disnea

La musicoterapia se usa en una terapia integrativa en la disnea (generalmente crónica). A través de tonos, intervalos y ritmos tiene un efecto inmediato sobre la respiración y puede disolver el temor y la tensión que la acompañan. La música toca directamente la vida anímica, el alma en tensión puede relajarse y la respiración se hace más fácil. Con frecuencia lo (aún) no pronunciable puede expresarse en la música y llevar al paciente a un alivio en el alma. Con lo expresado en una composición o de una canción las fuerzas interiores pueden ser apoyadas y se logran nuevas perspectivas. La musicoterapia puede actuar a través de tonos, pero también en un espacio silencioso en forma positiva en la disnea, puede estabilizar anímicamente y fortificar el efecto espiritual (1, 2).

Ya el proceso de la formación del tono es parte del "proceso respiratorio" social, que involucra al paciente que escucha y al mundo circundante. Esto puede incluir a personas que se hallan cerca del paciente, parientes, cónyuges, pues ayuda a la con-sonancia, a "vibrar" con la música en esa situación. En el caso ideal el paciente se halla beneficiado por la atmósfera calma y segura, estableciéndose una sensación de armonía.  

Procedimiento terapéuticos

  • Se tocan melodías "que respiran" de construcción lemniscática así como intervalos de tercera y quinta – preferentemente en una lira contralto.
    Pueden aliviar miedo y dificultades para respirar. Los cambios de armonía ayudan a apoyar la respiración y la capacidad de vibrar en el alma. Así se activa el escuchar y la respiración fisiológica es influida positivamente. Esto sucede directamente al cantar, que capta al paciente a través de su respiración.

En disnea con intranquilidad anímica se emplean elementos que dan sostén, como

  • composiciones con estructuras claras y referenciales al tono basal, así como elementos de repetición .
  • También ha dado buenos resultados un instrumento de cuerdas, la crota tenor.
    Al rozar las cuerdas vacías rítmicamente se activan fuerzas estructurantes y se transmite un sostén interior. En la disnea la organización sensitiva en tensión se orienta hacia el sistema neuro-sensorio. Los tonos graves pueden ayudar aquí a relacionar el alma intranquila nuevamente con el cuerpo.

La disnea no lleva solamente a la intranquilidad anímica, sino también a una tensión anímica como muscular. En esta situación han dado resultado:

  • la lira y también la crota tenor.
    Ambos instrumentos transmiten envoltura y calor. Entre los instrumentos de metal son adecuados el gong de cobre o de bronce, dando el mejor resultado si se tocan desde el entorno del paciente, también junto al canto, al sonido de una kantele afinada pentatónicamente, alrededor de la cama del paciente. Ellos tienen también un efecto relajante. El calor puede ser activado desde afuera.

  • Por ej. por la vibración de una kantele tocada a los pies del paciente o en la espalda, apoyándola.
    La respiración en un proceso rítmico y alcanza en la relación de inspiración y exhalación 1:2; expresado musicalmente es una octava. A través de series rítmicas de intervalos descendentes la rítmica de la respiración puede ser influida en forma positiva.

  • También ha dado resultado tocar una lira afinada pentatónicamente
    con sonidos fluyentes y pequeñas melodías o series de tonos improvisados.

  • Así como tocar una lira bordona. 
    Si se desliza un dedo por las cuerdas, el instrumento suena con un sonido armónico en mayor o menor. La tonalidad mayor causa un "proceso anímico de exhalación", la tonalidad menor una "inspiración anímica", que se acompaña de una percepción corporal aumentada. En pacientes muy debilitados la fase de actividad propia debe ser limitada. El escuchar en el espacio crea amplitud y liberación. Al sonar una lira o kantele desde el entorno, tocada por el terapeuta, el paciente responde con su instrumento como kantele, lira o sansula.

  • Tocar címbalos en un movimiento amplio de brazos y un eco largo
    amplía y profundiza la respiración. Con un cambio de series de intervalos ascendentes y descendentes y un ritmo corto-largo el efecto se potencia. Hay que respetar las pausas.

  • Ayuda especial por el canto.
    Aquí existe una comunicación directa con los procesos respiratorios, tanto en el nivel anímico como en el fisiológico. Si el paciente se siente portado por la corriente del sonido, por ej., cuando suena una canción conocida, se despierta un impulso de querer cantar también. Es decisiva la percepción del elemento del sonido, que puede apoyar las fuerzas vitales debilitadas del paciente (organización etérica). Si se logra hacer vivenciar al paciente en el espacio del silencio el eco del sonido, entonces se juntan en un todo las fases de los sonidos que suenan y los sonidos que resuenan. El alma se amplía, encuentra una pac interior, a veces hasta de felicidad.

  • Cantar con "M"
    junta los labios y causa una vibración pulsante rítmica entre concentrar y soltar. La formación de consonantes activa procesos que dan forma – la corriente del sonido cantado queda como elemento portador.

  • La vocalización en el canto llega directamente al nivel del alma.
    Actúa profundizando la respiración. El comienzo con frecuencia resulta más fácil si se vocaliza O, o sea con la consonante NO.

  • Secuencias de sonido de cualidad vibrante cantadas, por ejemplo con el sonido R,
    pueden disolver mucosidades.

Research news

Pilot study on the clinical effect of yarrow liver compresses
Liver compresses are commonly applied in integrative cancer treatment and are believed to have an energizing effect. A randomized pilot study was conducted to investigate the influence of yarrow liver compresses on the autonomic nervous system by analyzing heart rate variability in metastatic cancer patients undergoing radiotherapy and suffering from cancer-related-fatigue. The study found that this application led to increased sympathetic activity during daytime in the intervention group, whereas in the control group, which did not receive any external application, increased parasympathetic activity. The study is open access:
https://doi.org/10.1177/15347354221081253