Cantar y hacer música para niños pequeños

¿Se han dado cuenta cómo se altera la voz (como padres), cuando hablan con su niño pequeño? Su voz se torna más suave, más ligera, más aguda, melodiosa, cantarina. Como adultos, se orientan totalmente hacia el niño, se dirigen a él. Se sorprenden de su sonrisa, la expresión radiante en sus ojos, los sonidos que articula. Y ya se percatan de su propia sonrisa y de sus ojos radiantes. Como adultos tratan de repetir lo que su niño les quiere comunicar.

Este entonarse con su niño, al estar con todo su ser con él – así como el niño también lo hace – le transmite sentimientos necesarios para la vida: protección, seguridad y amparo. El sentimiento que asciende a través de su voz es de felicidad, al hablar amorosamente a su niño. Así comienza el primer canto para el niño.

Cantar

Cuando cantamos, estamos totalmente en nosotros mismos. Nos sentimos calmos, seguros en nosotros mismos, nos sentimos libres, alegres y confiados. Sentimos "calor en el alma". Cantar nos hace olvidar todos los miedos y preocupaciones, nos hace valientes y felices de estar vivos.

Los niños perciben con toda exactitud los estados de ánimo de los adultos. Así perciben nuestra calma, nuestra seguridad, nuestra confianza, nuestro calor anímico, cuando cantamos para ellos. Perciben nuestra atención y cómo nos dirigimos a ellos. Se sienten protegidos y amparados.

Si los padres saben si tienen una voz "hermosa" o no, aquí no es importante. Lo importante es, que es la voz del padre o de la madre. Elija una altura tonal que le es agradable, en la que puede cantar sin tensiones. Si cantan para el niño, observarán que su canto es ligero y no muy fuerte. Se adaptan con su voz al niño, y se percatarán, con sorpresa, que su voz suena "bella".

Es recomendable comenzar a cantar para el niño ya durante el embarazo, más si hace tiempo que han cantado por última vez. Susurre como un murmullo, sin levantar la voz, o cante una canción, quizás una canción infantil que se le ocurra. Observará qué bien le hace, cómo su estado de ánimo se torna más alegre. Puede ahora dedicar el canto a su niño y buscar así el contacto con él. Quizás ya comience a percibir una intimidad entre los dos.

Si su niño ya llegó al mundo, puede cantar o susurrarle mientras lo tiene en sus brazos o cuando está en su cuna. Aún si es prematuro, puede estar junto a la incubadora y cantarle (1, 2).

Una madre relató su vivencia con su niño prematuro, en la incubadora, al cual ella le cantaba siempre de nuevo: "He visto cómo podía acariciar a mi niño con el canto".

Canciones

Quizás Ud. Se acuerda de una canción de su propia niñez. Se percatará con qué profundidad está unido con esa canción. Tendrá la necesidad de cantarle esa canción a su propio niño. Es importante encontrar una canción de cuna, ante todo, que le cantará a su niño siempre de nuevo y por un largo tiempo. Un ritual a la noche le ayudará a su niño a acostarse con confianza en su cama/cuna y conciliar el sueño. Una canción conocida para la noche es:

Ángel de mi guarda, dulce compañía
No me desampares, ni de noche, ni de día
Ángel de mi guarda, dulce compañía.

También puede cantar mientras le cambia los pañales o cuando lo viste. Quizás cuenta cantando lo que están realizando juntos en ese momento. O le canta cuando llora y necesita ser confortado. Lo mece en sus brazos mientras susurra pocos tonos. No siempre tiene que ser una canción. Las melodías pueden formarse libremente mientras mece al niño. Se dará cuenta que Ud. mismo al cantar siente una gran calma, de modo tal que puede ser una importante ayuda para el niño.

Instrumentos de música

El arpa infantil (instrumento Choroi) (4) fue desarrollado para el niño pequeño (5).

 

                 

Fig. 1: Arpe infantil © Monica Bissegger

Tiene un cuerpo abierto. El sonido es periférico, suave y fino. Las 7 cuerdas se afinan en una escala sin semitonos y con ello pentatónica de d' hasta e'' en quintas puras alrededor del tono central a' (d' – e' – a' – h' – d'' – e'') (re' – mi' – la' – si' – re'' – mi''). Se toca el instrumento en el estado anímico de quintas (una recomendación de R. Steiner) (6, 7). Con el arpa infantil se pueden inventar melodías pentatónicas libremente. El vibrar de los sonidos alrededor del centro transmite algo que queda en el aire, ligero. Este estado de ánimo es adecuado para el ritual de la noche, más adelante también para un cuento. También se pueden tocar melodías pentatónicas y cantar al mismo tiempo.

Si siente la necesidad de utilizar otros instrumentos musicales, elija uno pequeño y sencillo, como por ejemplo una campanita, un aro con cascabeles o maderas sonoras.

 

                 

Fig. 2: Campanitas de cobre © Monica Bissegger

 

                 

Fig. 3: Aro con cascabeles © Monica Bissegger

 

                  

Fig. 4: Maderas sonoras © Monica Bissegger

Mientras toca el instrumento, preste atención a la reacción de su niño. Si el sonido es más fuerte, o más suave, o durante cuánto tiempo suenan los tonos: todo depende de cómo el niño lo recibe y si está dispuesto. Tenga cuidado de no dar demasiados estímulos acumulados. Generalmente no se necesitan muchos sonidos.

El “instrumento musical” más importante para el niño pequeño es la voz. No tiene que ser necesariamente un instrumento de música. Lo importante es, que el niño esté rodeado de la liviandad de los sonidos y del estado de ánimo que esos sonidos causan.

Así como usted mismo se calma con los sonidos y su estado de ánimo es más alegre y equilibrado, también el niño se calmará. La alegría vivenciada por ambos logrará una profunda comunicación. 

1 Bissegger M. Musiktherapie bei frühgeborenen Kindern und ihren Müttern. In: Aldrige D (Hrsg.) Kairos V, Beiträge zur Musiktherapie in der Medizin. Bern: Hans Huber Verlag; 2000.

2 Bissegger M. Musiktherapie bei frühgeborenen Kindern und ihren Müttern. Anthromedics: https://www.anthromedics.org/PRA-0805-DE

3 In: Engel mein, Engel du. Schlaflieder und Gedichte illustriert von Angela Koconda. 2. Aufl. Stuttgart: Verlag Freies Geistesleben; 2017.

4 Siehe auch: www.choroi.org

5 Laier M, Beilharz G. Kinderharfe spielen. Anregungen für Eltern und Erzieherinnen. Weilheim/Teck: Edition Zwischentöne; 2009.

6 Steiner R. Das Wesen des Musikalischen und das Tonerlebnis im Menschen. GA 283. 5. Aufl. Dornach: Rudolf Steiner Verlag; 1989.

7 Ellersiek E. Wiegen- und Ruhelieder in der Quintenstimmung. Stuttgart: Verlag Freies Geistesleben; 2001.


König K. Die ersten drei Jahre des Kindes. Sonderausg. Stuttgart: Verlag Freies Geistesleben; 2017.

Oberländer H. Quintenstimmungslieder im Jahreslauf. 4. Aufl. Stuttgart: Verlag Freies Geistesleben; 2017.

Seidel-Weidemann S (Hrsg.) Lieder für den Kindergarten. 5. Aufl. Stuttgart: Verlag Freies Geistesleben; 2017.

Pikler E. Miteinander vertraut werden. Erfahrungen und Gedanken zur Pflege von Säuglingen und Kleinkindern. Sonderausg. Freiburg: Arbor Verlag; 2014.

Haslbeck F. Musiktherapie mit Frühgeborenen und ihren Eltern. Ansätze, Empirie und Erfordernisse. Musiktherapeutische Umschau 2009:30(4):311–321.



Research news

Pilot study on the clinical effect of yarrow liver compresses
Liver compresses are commonly applied in integrative cancer treatment and are believed to have an energizing effect. A randomized pilot study was conducted to investigate the influence of yarrow liver compresses on the autonomic nervous system by analyzing heart rate variability in metastatic cancer patients undergoing radiotherapy and suffering from cancer-related-fatigue. The study found that this application led to increased sympathetic activity during daytime in the intervention group, whereas in the control group, which did not receive any external application, increased parasympathetic activity. The study is open access:
https://doi.org/10.1177/15347354221081253