Medicamentos en la terapia antroposófica del dolor

Los dolores agudos y crónicos pertenecen a las experiencias básicas de la vida y acompañan numerosas enfermedades. Después del diagnóstico – generalmente según el esquema escalonado de la Organización Mundial de la Salud (WHO) – los dolores son tratados con antiinflamatorios no esteroideos (AINE) u opioides que actúan a nivel central. Los analgésicos tienen efectos secundarios no deseados, que pueden limitar su aplicación. Por encima de ello, el paciente con dolores crónicos necesita una terapia integral, ya que la terapia solo con medicamentos no lleva a una mejoría satisfactoria. Aquí la medicina antroposófica puede prestar una colaboración terapéutica esencial.

El dolor es una vivencia de la consciencia en un lugar no fisiológico. La organización sensorial lleva a distintas cualidades del dolor, como el dolor ardiente, el palpitante, o también espasmódico. La experiencia del dolor reduce las fuerzas vitales. Muchos pacientes se quejan de agotamiento y falta de fuerzas y quieren un apoyo terapéutico para su organización vital. Por medio de analgésicos la experiencia del dolor puede ser minimizada o suprimida. Pero los pacientes reclaman una terapia que no sea "bloqueadora", y con ello sintomática, sino desean poder influenciar la causa del dolor, es decir, de la enfermedad que subyace. También hacen experiencias para aliviar el dolor a través del movimiento, calor u aplicaciones externas y buscan terapias que apoyan las fuerzas sanadoras. 

En la terapia antroposófica del dolor se utilizan analgésicos comunes como así también los medicamentos que se nombran a continuación. Estos últimos han de tratar el proceso de la enfermedad que causa el dolor y tratan de unir fisiológicamente lo anímico-espiritual con el organismo. El dolor se genera por una intervención de la organización anímica (organización astral) demasiado intensa en la organización vital y en el cuerpo físico. El debilitamiento de la organización vital necesita una consideración terapéutica. Por ejemplo prestar atención a un buen sueño reparador en la terapia del dolor crónico.

Cualidades del dolor

Según el origen y los procesos desencadenantes se describen distintas cualidades de dolor. Se deben a la acción diferenciada de la organización sensoria: los dolores agudos, neuropáticos se desarrollan a partir del sistema nervioso, los dolores inflamatorios se relacionan con el sistema metabólico-motor. Los dolores tipo cólico tienen un transcurso rítmico. Ver la trimembración funcional del ser humano en: https://www.anthromedics.org/BAS-0349-ES.

Sistema nervioso:                    dolor agudo, localizado, neurálgico, neuropáticos
Sistema rítmico:                      dolor espasmódico, tipo cólico
Sistema metabólico-motor:     dolor inflamatorio

Muchos pacientes informan sobre el efecto calmante del calor en casos de dolores de tensión en el aparato locomotor. El calor lleva la organización sensoria nuevamente a la efectividad fisiológica del organismo. Los dolores musculares espasmódicos cesan y se reinstala la posibilidad de la movilidad habitual.

Este efecto terapéutico del calor es posibilitado a través de las aplicaciones externas de medicaciones que fortalecen ese efecto. Por el contrario, los dolores inflamatorios se alivian con el frío y aplicaciones externas frías. En esa correspondencia se adecua la temperatura de una envoltura con árnica al cuadro del dolor.

Factores que causan e intensifican el dolor en la medicina paliativa

Factores físicos

  • Tumores y metástasis ejercen presión sobre los tejidos y nervios y/o los dañan.
  • Distensiones musculares causan dolores de tensión.
  • Contracciones de la musculatura lisa o estriada causan dolores espasmódicos. 
  • Infecciones o procesos inflamatorios locales causan dolores palpitantes.

Factores psíquicos y sociales

  • Miedos, por ejemplo, de las consecuencias de la enfermedad, de morir y de la muerte, de pérdidas sociales o económicas.
  • Depresiones y desesperación en cuanto a la situación de vida y enfermedad.
  • Experiencias de pérdida, por ejemplo, del lugar de trabajo, de la autonomía, de las relaciones sociales, de la seguridad económica, de la integridad corporal, entre otras.

Factores espirituales

  • Vacío espiritual.
  • Pérdida del sentido de la vida.
  • Preguntas y dudas sobre la propia biografía, eventualmente sentimientos de culpa.

El concepto de la terapia antroposófica incluye junto a la medicación las aplicaciones externas, los procedimientos orientados al cuerpo como el masaje rítmico, la euritmia terapéutica, las terapias artísticas, las conversaciones médicas, psicoterapéuticas y, si fuera necesario la asistencia pastoral. Un plan terapéutico debería contener los puntos de vista de la evolución biográfica del paciente.

Medicaciones en la terapia del dolor

Aconitum napellus

El acónito azul pertenece a la familia de las ranunculáceas. Sus flores, de un color azul oscuro, muestran un ordenamiento y forma especial. Crecen en forma radial simétrica horizontal en un solo tallo. Las flores están cerradas, como un casco y no se abren a la luz. La planta tiene una toxicidad pronunciada. Forma el alcaloide aconitina.

El acónito se usa en dolores agudos, punzantes, tironeantes o ardientes acompañados de miedo y de frialdad periferia, relacionados con el sistema neuro-sensorio:

  • Aconitum Rh D30 amp. WELEDA, 1 x día 1 amp. en la mañana s.c. y si es necesario
  • Aconitum comp. amp. WALA, 1 x día 1 amp. en la mañana s.c. y si es necesario
  • Aconitum D6 glob. 3 x día 10 glob.
  • Como aplicación externa: Aconit Schmerzöl WALA
    (ver también:
    http://www.pflege-vademecum.de/aconit_schmerzoel.php)  

Rhus toxicodendron

Rhus toxicodendron se usa en dolores tironeantes, con tensión en los miembros, sobre todo provenientes de la organización del movimiento, que mejoran con el calor y movimiento; tiene ademas una indicación en eritema con vesículas pequeñas y con escozor.

  • Rhus toxicodendron comp. amp. WALA, 1 x día, s.c. y si es necesario 
  • Rhus toxicodendron D6 amp. WELEDA, 1 x día 1 Amp. s.c. y si es necesario
  • Rhus toxicodendron D6 glob., por ejemplo, DHU, 3 x día 10 glob. 

Toxicodendron es un arbusto de raíces profundas que forman rizomas subterráneos, de los cuales salen brotes nuevos. En el tallo, junto a las hojas, se forman flores insignificantes, lo que muestra con claridad que el proceso generativo floral penetra profundamente en el proceso vegetativo de la hoja. Como todos los ejemplares de esta planta, forma un jugo lechoso. Éste contiene tanino y fenoles pronunciadamente tóxicos, que irritan la piel. En contraposición al acónito, su contacto no lleva a la palidez y frialdad corporal periférica, sino a reacciones" inflamatorias" de la piel.

Bryonia alba

Bryonia es usada en la terapia del dolor, sobre todo en procesos inflamatorios de las membranas serosas con derrame (p. ej. artritis). Son dolores inflamatorios, punzantes, que empeoran con el movimiento y el calor.

  • Bryonia/Aconitum amp. WALA, 1 x día 1 Amp. a la mañana s.c. y si es necesario
  • Bryonia e radice D4 glob. velati WALA o Bryonia D6, glob. 3–4 x día 10 glob. hasta cesar los síntomas.
  • En derrames malignos Bryonia/Stannum amp. WALA, 1 x día 1 amp. s.c. o cada dos días.  

Bryonia es una enredadera con una raíz muy pronunciada, en forma de nabo. Es llamativo el aroma dulzón y picante de la raíz y la formación aérea y fina de la enredadera, que busca sostén en árboles y arbustos. Mientras que algunas bayas ya maduran, al principio verdes, luego rojas, se vuelven a generar pequeñas flores estrelladas, de color blanco-amarillo en las ramas.

Nicotiana tabacum (tabaco)

La nicotiana es usada en dolores espasmódicos y libera la organización sensorial de su acción demasiado intensa y catabólica sobre el organismo.

Está indicada en dolores tipo cólico de los órganos huecos, trastornos por gases y meteorismo y dolores cólicos del abdomen superior:

  • Nicotiana comp. amp. Wala, 1 x día por la mañana, si es necesario.

Nicotiana pertenece a las solanáceas. La planta anual tiene su origen en regiones subtropicales de América del Sur y Central. Es una planta de hojas fuertes, de un verde pronunciado, grandes y no divididas que rodean en forma rítmica el brote/tallo recto, de la altura de un hombre. En la punta, en la que aparecen las flores en racimos finales, aparecen hojas más pequeñas. Un aroma fuerte y resinoso rodea a toda la planta. La sustancia principal es, junto a  otros alcaloides, la nicotina, un alcaloide tóxico.

Oxalis acetosella (acederilla ácida)

El oxalis ayuda a recuperar la fisiología equilibrada de la organización sensoria en dolores espásticos.

Actúa sobre todo en dolores de los órganos huecos, cólicos, meteorismo y dolores relacionados a la carcinosis peritoneal:   

  • Oxalis comp. amp. WELEDA, 1 x día 1 Amp. por la mañana s.c. y si es necesario

En dolores tumorales y cólicos:

  • Oxalis Folium Rh D3 amp. WELEDA, 1 x día 1 amp. s.c.
  • En cólicos adicionales agregar Oxalis D3 Dil. 3 x día 10 gotas. 
  • Aplicaciones externas con envoltura con Oxalis 30 % ungüento WELEDA.

Oxalis acetosella es una planta más pequeña, que crece en lugares de sombra en bosques. Forma una raigambre fuerte, de la cual crecen en primer lugar hojas pequeñas, engrosadas, y luego rápidamente hojas tripartitas, en un tallo largo, con flores estrelladas. Las hojas son sensibles al movimiento y al tacto.

Chamomilla matricaria (Manzanilla)

La manzanilla lleva la organización sensoria (organización astral) en dolores cólicos e inflamatorios abdominales a su efectividad fisiológica y fortalece la organización vital.

  • Chamomilla e radice D6 glob. velati WALA, 3–4 x por día 10 glob. hasta la mejoría.
  • En aplicaciones externas la manzanilla en lavajes estimula la curación de heridas.

La planta anual pertenece a la familia de las compuestas. Sus flores pequeñas, blanco-amarillas tienen un perfume aromático. Forma un aceite aromático de color azul oscuro, que tiene efecto antiinflamatorio.

Cuprum metallicum praeparatum (cobre)

El cobre tiene un efecto relajador y da calor y fortalece la organización vital. Se usa en trastornos de la organización respiratoria y del abdomen, pudiendo combinarse con las plantas medicinales nombradas.

  • Cuprum aceticum comp. amp. WALA, 1–2 x día 1 amp. s.c. en el vientre o 1 amp. bebible.
  • Cuprum metallicum praep. amp. D6, D10, D30 WELEDA, 1–2 x día 1 amp. s.c. en el vientre o bebible.
  • Cuprum metallicum praep. trit. D6, D10, D30 WELEDA
  • Aplicación externa con cuprum metallicum praep. 0,1 %, 0,4 % ungüento o cuprum metallicum praeparatum 0,4% aceite WELEDA o ungüento rojo de cobre WALA.

En el síndrome de piernas inquietas con frecuencia  es sorprendentemente efectivo el:

  • Cuprum aceticum/Zincum valerianicum dil. WELEDA, 3 x día 20 gotas, eventualmente también como amp. a la noche.

Arnica montana

Esta planta medicinal recompone la función fisiológica de la organización del movimiento en dolores sordos, desgarrantes y tironeantes y en contracturas musculares. También se usa en traumas de los tejidos blandos y durante la cicatrización de heridas.

  • En dolores musculares de tensión se realizan aplicaciones externas con Arnica comp./cum Cupro Oleum WELEDA.

Árnica pertenece a la familia de las compuestas. Como planta de la alta montaña prefiere prados luminosos, húmedos, montañosos con un suelo de sílice de base. A partir de una roseta de hojas pegada al suelo en la primavera brota un tallo que porta dos hojas. En verano (en Europa fiesta de San Juan) desarrolla una flor de color amarillo-naranja, de aroma fuerte con pétalos centrales y lenguados. Los frutos que se forman son llevados por el viento. En otoño mueren las partes superiores aéreas, formándose un crecimiento pronunciado de la raíz, con vástagos, de los cuales al año siguiente sale la roseta de hojas y la flor completa. 

Árnica es rica en diversas sustancias: en la flor se encuentran flavonoides de árnica, colina y fitoesterinas, toda la planta tiene sustancias curtientes, aceites etéricos y ácido silícico coloidal en una fina distribución. Los rizomas contienen inulina, almidón, sustancias semejantes a goma y sustancias amargas.

Viscum album (viscum de bayas blancas)

El viscum, además del efecto específico sobre tumores, también es analgésico. Suelta la organización sensoria de los ámbitos álgidos del organismo, llevándolos por su relación con el calor y por liberación de endorfinas a su relación fisiológica con el organismo. Con ello la terapia con viscum tiene un uso amplio en la medicina paliativa. Los preparados de viscum se aplican por vía inyectable subcutánea (1, cap. 7).

  • AbnobaViscum®
  • Helixor®
  • Iscador®, Bremistal®
  • Iscucin®

1 Siehe auch die Website www.misteltherapie.de

2 Vademecum Anthroposophische Arzneimittel. Bd. 2. 4. Aufl. München: Verlag der Gesellschaft Anthroposophischer Ärzte in Deutschland; 2017. https://www.vademecum.org/


Girke M. Palliativmedizin. Der Merkurstab 2017;70(5):416-423.

Girke M. Schmerztherapie. In: Girke M. Innere Medizin. Krankheitsverständnis und therapeutische Konzepte der Anthroposophischen Medizin. Berlin: Salumed Verlag; 2012, S. 723-755.

Girke M. Schmerzverständnis und Schmerztherapie in der Anthroposophischen Medizin. Der Merkurstab 2008; 61(5):419-434.



Research news

Pilot study on the clinical effect of yarrow liver compresses
Liver compresses are commonly applied in integrative cancer treatment and are believed to have an energizing effect. A randomized pilot study was conducted to investigate the influence of yarrow liver compresses on the autonomic nervous system by analyzing heart rate variability in metastatic cancer patients undergoing radiotherapy and suffering from cancer-related-fatigue. The study found that this application led to increased sympathetic activity during daytime in the intervention group, whereas in the control group, which did not receive any external application, increased parasympathetic activity. The study is open access:
https://doi.org/10.1177/15347354221081253