Terapia de pintura como apoyo y cuidado al ámbito de la consciencia del paciente paliativo

Ya sea en el marco de un servicio de medicina paliativa, un hospicio, en el domicilio particular o en el ambulatorio de arte terapeutas: la terapia de pintura activa y receptiva puede ayudar en la última fase de la vida de un paciente terminal, para que pueda expresar su estado y espacio anímico y de la consciencia. Es un proceso interno, individual e íntimo confiar, como a un “testigo”, a una hoja de papel, la expresión del color y la evolución de esta obra pictórica que con frecuencia no es predecible. La imagen que se forma puede dar lugar a una amplia paleta de resonancias en el individuo que pinta – alegría, sorpresa, descarga y hasta maravillarse y reflexionar.

En las imágenes de los pacientes puede reflejarse la situación al ir abandonando las condiciones terrenales, influido por el desarrollo de la enfermedad y de la consciencia. Se puede observar como el color, la forma y la dinámica con frecuencia se van retirando más y más. A veces disminuyen los motivos y objetos terrenales en pro de los celestiales. Se pueden ofrecer motivos sencillos, a los cuales el ser humano que pinta les puede dar sentido. Por otro lado en esta situación también pueden generarse imágenes, cuyo motivo es “prenderse” como un último intento de poner colores intensos y una fuerte dinámica. La dirección hacia la cual se dirige la expresión pictórica es algo que puede ser portado por el arte terapeuta, que puede dar apoyo a las distintas fuerzas y abrir caminos humanos de desarrollo.

El paciente en un estado de enfermedad grave debe ser acompañado terapéuticamente con un modo de atención cuidadoso, cordial y tranquilo. El paciente se encuentra centrado en sus necesidades corporales, anímicas y cognitivas y según sus posibilidades va decidiendo sus prioridades, ya sea en forma verbal o no verbal. Los arte terapeutas están capacitados para poder tener un juicio adecuado y poder enfrentarse con solvencia a ese desafío emocional. Las bases más importantes para un encuentro son la confianza y la sinceridad para poder dar consuelo.

El entorno terapéutico

Es de suma importancia que el acompañamiento con la terapia artística a personas con una enfermedad terminal o moribundas incluya una atención amplia, competente, paliativa y de apoyo a los cuidados y al tratamiento. Recién se puede comenzar con un encuentro terapéutico cuando el paciente está cómodo en su lecho, no tenga dolores dominantes y que sus necesidades corporales estén atendidas, como por ej.  la sed.

Con frecuencia la pintura tiene lugar en la cama, por lo que hay que proveer los elementos necesarios para poder trabajar con comodidad.

Metas del acompañamiento con pintura terapéutica

  • Apoyo en la elaboración y superación de los síntomas de la enfermedad.
  • Apoyo para superar desafíos anímicos y espirituales, así como dar respuestas a preguntas.
  • Apoyo en el proceso del morir y de la despedida.

Acompañamiento con terapia de pintura

En la terapia de pintura paliativa surgen con frecuencia imágenes que representan una impresión profunda de procesos de consciencia y transformación del paciente: imágenes vitales, de esperanza, de cuentos de hadas, imágenes de un lugar seguro e imágenes de despedida.

Imágenes de la vida: sobre todo los pacientes más jóvenes, con pronóstico severo, quieren pintar imágenes de su vida, recuerdos. Ellos traen representaciones de sus motivos en la pintura y los arteterapeutas los apoyan en forma artístico-terapéutica para que logren expresarlos, para que puedan entregarse con una sensación de sosiego a la imagen pintada.

Imágenes de esperanza: a pesar de estar en una etapa de tratamiento paliativo pueden surgir imágenes de esperanza: una luz amarilla cálida en el centro de la pintura, envuelta por un azul transparente. Un horizonte rojo claro sobre una colina verde. Un mar azul suavemente ondeado. Un portal abierto con colores, el sol, el arco iris, un árbol como parte del ciclo natural. Pero también todo color o motivo de la imagen, con los que el paciente relaciona un sentimiento de esperanza.

Imágenes de cuentos de hadas: pacientes cercanos a la muerte recuerdan con frecuencia sus propias experiencias en la biografía y sienten la “dominancia del destino”. Para elaborar esos sentimientos en forma de imágenes se ofrecen los motivos de los cuentos de los hermanos Grimm, que confieren identidad, consuelo y fortaleza.

Imágenes de lugares seguros: el deseo de protección y cobijo es una gran necesidad de las personas con enfermedades terminales. Ya el hecho de pintar una imagen en una sola sesión y vivenciarla como lograda expresa la presencia de un lugar seguro que puede acrecentar el bienestar. También el dibujo de formas apoya esta sensación. Los terapeutas cuelgan las imágenes pintadas por los pacientes en su cuarto, bien a la vista de él.

Imágenes de despedida, la “última” imagen: ¿cuál será la última imagen para un paciente paliativo que pinta? No es previsible, los transcursos individuales son tan distintos y la gran metamorfosis, en la cual se encuentra el ser humano entre la vida y la muerte, son demasiado íntimos. En la larga experiencia de los colegas se han manifestado sin embargo determinadas signaturas en una “última” imagen: agua, una llama, un brote de color, un portal.

A través de la terapia artística se puede manifestar un nuevo sentido para la persona con enfermedad terminal a punto de morir, que se transforma en vivencia.

Última serie de imágenes de una paciente

Estas tres imágenes de una paciente con cáncer de mama de 72 años fueron logradas dos meses antes de su muerte. Son las últimas que ha pintado. Durante más de cuatro años, mientras recibía la quimioterapia y estaba internada se le ofreció la terapia de pintura. La primera imagen muestra un motivo que la paciente quería pintar. En la segunda imagen pinta siguiendo un consejo terapéutico, invirtiendo los colores y pintando los colores luminosos en el horizonte y pintar el agua (mar) a continuación. Fue muy arduo para ella, pero la imagen completa ejerció una fuerte reacción. Pensó durante largo tiempo dónde ubicar el barquito (que fue una sugerencia terapéutica). La tercera imagen muestra una isla desde la perspectiva del vuelo de un pájaro; y la paciente formuló que ya no quería pintar más imágenes.

Ilustración 1: Imagen libre de una paciente con carcinoma de mama de 72 años en situación paliativa. © Dagmar Brauer

Ilustración 2: Imagen de una paciente con carcinoma de mama de 72 años en situación paliativa según sugerencia terapéutica de la terapeuta de arte. © Dagmar Brauer

Ilustración 3: la última imagen de una paciente con carcinoma de mama de 72 años dos meses antes de morir. © Dagmar Brauer


Research news

Pilot study on the clinical effect of yarrow liver compresses
Liver compresses are commonly applied in integrative cancer treatment and are believed to have an energizing effect. A randomized pilot study was conducted to investigate the influence of yarrow liver compresses on the autonomic nervous system by analyzing heart rate variability in metastatic cancer patients undergoing radiotherapy and suffering from cancer-related-fatigue. The study found that this application led to increased sympathetic activity during daytime in the intervention group, whereas in the control group, which did not receive any external application, increased parasympathetic activity. The study is open access:
https://doi.org/10.1177/15347354221081253